• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Rafael Rangel se apropia de los códigos del diseño industrial

Exposicion Rafael Rangel  en Galeria La Cuadra / Henry Delgado

Exposicion Rafael Rangel en Galeria La Cuadra / Henry Delgado

El artista presenta una serie de esculturas y fotografías que realizó a partir de vasos, ensaladeras, cucharas y otros objetos de uso cotidiano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El objeto industrializado es el protagonista de la más reciente individual de Rafael Rangel, quien se apropia de vasos desechables, cucharas, sillas plásticas y ensaladeras para crear esculturas y pinturas fotográficas. Las 12 obras que presenta a partir de hoy en la galería La Cuadra le permiten reinterpretar los códigos visuales de la cotidianidad a través de los lenguajes del modernismo y del ready made.

La columna infinita de Brancusi le sirvió como punto de partida para una serie de cinco piezas que elaboró a partir de vasos plásticos en aluminio sólido torneado, ensamblados en forma vertical. “Me interesa reinterpretar objetos estandarizados creados por diseñadores anónimos, respetando las líneas de su trabajo. En el caso de estos vasos, me llaman la atención porque duran menos de cinco minutos contigo cuando te tomas un café en una panadería. Trato de buscar las cosas que más utilizamos a diario y que son parte de nuestra vida. Nos identificamos tanto con ellas que simplemente no pensamos en su forma”, dice el artista.

Una de las obras de Rangel se titula Cien años y es un homenaje a Marcel Duchamp, cuyo primer ready made, que consistía en un banco blanco con una rueda de bicicleta, data de 1913. Se trata de una columna de vasos metalizados colocada sobre un taburete, que a su vez reposa sobre un pedestal. “De eso hace un siglo y las ideas siguen estando vivas. Mi propósito es partir del principio de Duchamp de simplemente cambiar de posición el objeto y éste ya asume una nueva identidad. Al colocar estos vasos al revés no sólo es posible crear una torre, sino también quitarle la función original al objeto. La idea es diseccionar esas líneas, ese diseño industrial y llevarlo al campo del arte”.

El artista aplicó el mismo principio a la escultura circular que construyó con bancos de plástico blancos apilados entre sí, así como a las piezas de pared hechas con vasos de acero inoxidable y ensaladeras metálicas. En todas las obras están presentes la serialidad, la repetición, la acumulación y la creación de formas abstractas.

En la sala también se exhiben una serie de fotografías digitales encapsuladas en láminas de acrílico, cuya apariencia es la de un conjunto de pinturas. Se trata de imágenes cenitales de vasos, platos y otros contenedores que Rangel amplió y alteró. El artista considera que la tecnología le permitió tratar un medio que siempre le había interesado, como la pintura, a partir de la fotografía. “La idea de pintar con una cámara me seduce”.

Varias de las piezas exhibidas formaron parte de la muestra Unutility II, que Rangel presentó en marzo en el Centro de Bellas Artes del Ateneo de Maracaibo, en ocasión del 60° aniversario de la institución. Ha sido la individual más completa que ha preparado hasta la fecha.

La exposición también da cuenta de una nueva investigación emprendida por el artista formado en el Pratt Institute de Nueva York y en el taller del estadounidense Matthew Barney. Hace un lustro su obra se basaba en la acumulación y torneado de barras de hierro, que presentaba desnudas e incluso cubiertas de herrumbre. Ahora presta más atención a los acabados y eso es evidente en la selección de piezas que expone con la curaduría de Miguel Miguel.

Galería La Cuadra, Cuadra Creativa-Gastronómica, Sexta Transversal, entre Tercera y Cuarta Avenida de Los Palos Grandes

Horario: martes a viernes, de 11:00 am a 6:00 pm; sábado y domingo, de 11:00 am a 3:00 pm

Entrada libre