• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Fumigador y a mucha honra

Foto cortesía Disney

Foto cortesía Disney

Dusty, una humilde avioneta agroindustrial con un sueño global, cierra la temporada de vacaciones en la animación digital con una aventura aérea para los espectadores más bajitos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es difícil imaginar lo complejas y sesudas que se deben haber vuelto las tormentas de ideas en los estudios de Hollywood de animación digital, un negocio ya saturado (¿se agotará la gallina de los huevos de oro?) en el que la originalidad es una aspiración cada vez más quimérica.

Luego de un caracolito que gana las 500 millas de Indianápolis en Turbo, de la compañía archirrival Dreamworks, ahora Disney cierra la temporada vacacional del verano boreal con un argumento muy parecido: Dusty, una humilde avioneta fumigadora de los maizales de Nebraska que, con el handicap de sufrir miedo a las alturas excesivas, sueña vencer en un rally aeronáutico mundial. Concepto, si se puede, aún más extraño. Competir es una obsesión en la sociedad que hace estas películas. Otros países, más al sur, han proclamado un objetivo opuesto y no han sido más felices.

Aviones, producida por Disney Toons, una de las divisiones del consorcio del ratón Miguelito, se inspira en algunos de los personajes de Cars, una de las sagas menos exitosas de Pixar, lo que le auguraba un poco de plomo en el ala en la taquilla de Estados Unidos, como de hecho ocurrió. Por las piruetas de sus aeronaves parlantes, el filme deleitará, sin embargo, a los espectadores más pequeñines, no tanto entre los adultos que les acompañen al cine, a los que quizás les aguardan cabeceos.

Para los memoriosos, el antecesor de Dusty de más grato recuerdo en la vasta filmografía de Disney fue Pedro, el avioncito chileno de correo que debía sobrevolar los 6.960 metros del temible Aconcagua (en la película de 2013 es el Himalaya) en Saludos, amigos (1942).

No falta el correspondiente tributo a los veteranos de la Fuerza Aérea estadounidense en la Segunda Guerra Mundial. Cuando la película se hace internacional, con el citado rally que pasa por Alemania, Islandia, Nepal, India (Taj Mahal incluido), China, el Pacífico y México, aparecen algunos personajes insólitos, como un avión de la nación de los aztecas apodado el Chupacabras, una rumbera aeronave brasileña o unos monjes tibetanos que funcionan con combustible diesel.

Hasta ahora, una secuela del estudio emergente Illumination, Mi villano favorito 2, es la gran ganadora entre los estrenos de animación digital de 2013  para el público familiar venezolano, en un año que ha sido algo flojo dentro del género de los muñequitos en 3D. En la taquilla general nacional sólo es superada por el superhéroe Iron Man 3. Luego se colocan Monsters University, de Pixar, y la aventura prehistórica Los Croods, de Dreamworks.

Para la temporada navideña se anuncian tres estrenos principales: Free Birds, una historia de pavos del Día de Acción de Gracias, del estudio debutante Reel FX Creative; Lluvia de hamburguesas 2, de Sony Pictures Animation; y la escarchada fábula Frozen, que traerá a la princesa número 12 en la aristocracia de Disney, Anna, y que, a priori, cuenta con las mayores perspectivas de arrasar, especialmente entre las chiquiticas venezolanas.


Ficha

Aviones

Animación digital. Estados Unidos, 2013

Director: Klay Hall

Estudio: Disney Toons

Desde mañana en cines (también en 3D)