• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Flow Fest 2016, un viaje en el tiempo para fanáticos de la música urbana

Yandel, Farruko y Plan B pasearon por éxitos y temas actuales en el Poliedro de Caracas, mientras Sixto Rein cantaba "Ojitos" para celebrar su nuevo contrato discográfico 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para las generaciones más recientes es difícil imaginar una fiesta latina sin reggaeton. Aunque muchos críticos del género vaticinaban una corta vida para este ritmo, con el pasar de los años se posicionó y con él fueron naciendo grandes estrellas como Yandel, Plan B y Farruko, quienes visitaron el Poliedro de Caracas para participar este domingo en el Flow Fest 2016.

Junto a ellos, los venezolanos Tomás "The Latin Boy" y Sixto Rein demostraron que la constelación de estrellas urbanas actuales ya tiene relevo, especialmente después de que el "Original Boy" anunciara que firmó un contrato con la disquera de Farruko.

Pasadas las tres de la tarde, "The Latin Boy" se montó en el escenario para recibir a una audiencia ávida de reggaeton en el evento organizado por Aguacate Live. Aunque para la hora el recinto estaba lejos de llenarse, el intérprete de "Aventura" logró que los presentes corearan su popular tema.

Sorpresivamente Sixto Rein también salió a escena temprano, regalando una presentación con éxitos como "Perdóname" y "Le queda bien". Uno de los mejores momentos del Flow Fest 2016 ocurrió cuando comenzó a sonar "Rompecaderas" y se produjo en tarima el reencuentro entre "Los Nenes" con la llegada de Gustavo Elís. También Aran One y Tomás se sumaron al tema.

Nostalgia urbana

El dj Alex Sensation inició el recorrido de artistas internacionales en el escenario del Poliedro. Mezclando temas urbanos nuevos y de antaño dio paso a que Chencho y Maldy, del duo Plan B conquistaran Caracas con sus pegajosos y particulares tema. "Choca" y "Fanática Sensual" de su álbum Love and sex se intercalaron con las canciones que los hicieron famosos como "Sin lo le contesto".

Con la llegada de Yandel, La leyenda viviente el público enloqueció, especialmente cuando el puertorriqueño se paseó por los hits de su época junto a Wisin. "Rakata", "Noche de entierro", "Noche de sexo" y otros hicieron viajar en el tiempo a quienes siguen el reggaeton desde sus inicios. Para los más jóvenes la sensación fue "Cazadora", "Plakito" y "Moviendo Caderas". "El Potro" Álvarez hizo su primera aparición en escena para cantar junto a Yandel "Como yo te quiero".

Poco antes de las 9 de la noche le tocó el turno a Farruko. Repitió temas que normalmente interpreta a dúo con Yandel sin dejar de lado su repertorio que incluye "Sunset", "Obsesionado" y muchos de los que le dieron fama como "6 am".

Durante su show hizo un par de pausas para dar mensajes a los venezolanos: "El cambio no lo hace un político, no lo hcae un gobierno, lo hace usted mismo. Cuando vea que alguien está hablando mal de Venezuela cállele la boca. El cambio no es votando, es de aquí", dijo señalando su corazón.

Comenzó a sonar el ritmo de "Ojitos" y con él llegaron Sixto Rein y "El Potro" Álvarez para finalizar el show con luces, pirotecnia y bailes que causaron la euforia de los asistentes.

Crisis y oportunidades

A pesar del renombre de los artistas involucrados y la promoción que se hizo al evento, el Flow Fest 2016 no logró llenar el Poliedro de Caracas. Las entradas oscilaban entre 12.000 y 35.000 bolívares, un monto inferior al de conciertos similares pero aún lejos del poder adquisitivo de muchos venezolanos. 

Quienes por un día dejaron de lado la situación del país, pudieron disfrutar de un evento sin contratiempos. Desde tempranas horas comenzó el acceso a la cúpula con un dispositivo de seguridad que evitó que se produjeran incidentes de ningún tipo. Efectivos de seguridad del Poliedro custodiaron el show, mientras que funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional Bolivariana estaban apsotados en las entradas y salidas. 

La logística de esta locación incluye un personal de protocolo en patines, baños en buen estado para el aforo del lugar y venta de comidas y bebidas para los asistentes.

En cuanto a los detalles técnicos, el sonido, la pirotecnia y las luces cumplieron su cometido para brindar un espectáculo de altura. Tras pasar casi 10 horas en el maratónico evento los presentes se despidieron con la duda de cuál será el próximo artista internacional que visite Venezuela.