• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Festilectura terminó antes de tiempo

La feria está abierta hasta el domingo 23 de noviembre de 10:00 am a 9:00 pm | Foto Archivo El Nacional

Feria del libro en Altamira | Foto Archivo El Nacional

Las actividades fueron canceladas luego de que una marcha en apoyo a los estudiantes detenidos llegó a la plaza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al inicio del último día del 6° Festival de la Lectura Chacao todo lucía normal. A medida que transcurrió la mañana, las personas participaban en los eventos del pabellón infantil y de la tarima norte mientras que otros optaban por curiosear las ofertas de los stands. La amenaza de lluvia no apaciguaba los ánimos de los visitantes.

La mirada de algunos se posaba no sobre los libros, sino sobre la mercancía que ofrecían algunos buhoneros: máscaras de Guy Fawkes, de la película V de Venganza. El ambiente era tranquilo y familiar, y contrastaba con unas lápidas ubicadas cerca del obelisco, vigiladas por unas cinco personas, que conmemoran a los caídos durante las manifestaciones estudiantiles ocurridas entre febrero y mayo.

Pero a mediodía la situación cambió. Esas dos visiones de país coincidieron en la esquina suroeste de la plaza Francia y la avenida San Juan Bosco. Mientras en las afueras del puesto de Ekaré se hacían colas para pagar las compras, una manifestación de no más de 100 personas –la mayoría encapuchadas– llegó para trancar las calles, lo que provocó el despliegue de un piquete de la Guardia Nacional y otro de la Policía Nacional Bolivariana, que se ubicaron a la altura de la Torre Británica.

La movilización fue planificada por quienes se mantienen, desde febrero, en la plaza en apoyo a los estudiantes detenidos. Había sido convocada por las redes sociales el día jueves. El sábado este mismo grupo de personas proyectó un video sobre los acontecimientos que ocurrieron febrero en Altamira y Chacao.

Desde ese día los ánimos estaban crispados, dijo Judith Gil, una de las facilitadoras del pabellón infantil, que estaba a cargo de El Nacional. Por esto, la decisión de la Alcaldía de Chacao fue desalojar la plaza, no suspender el Festival, dijo Albe Pérez, presidente de Cultura Chacao.

“Ante el riesgo muy certero para el personal, los editores y los libros habíamos decidido desalojar la plaza. Eso despertó en las editoriales la decisión de recoger sus materiales, aunque la situación riesgosa había pasado”, agregó.

Sin embargo, pasadas las 2:00 pm, eran muy pocos los stands que continuaban abiertos. La mayoría de las editoriales decidió embalar los libros y marcharse. Algunos puestos, como el de Libros de El Nacional, reabrieron. “La Alcaldía notificó que no garantizaba la seguridad en esos momentos. Sin embargo, ahora nos dijeron que podíamos seguir y vamos a abrir”, dijo Javier Cedeño, el encargado del stand.

Mientras, la mayoría de los conversatorios y presentaciones planificadas para el resto del día fueron cancelados. Sin embargo, Pérez señaló que tanto el ayuntamiento como Cultura Chacao prestarían apoyo a quienes se mantuvieran en la plaza. Lo mismo escribió Ramón Muchacho en su cuenta de Twitter: “Funcionarios de @policiachacao se desplegaron, y se mantendrán algunas actividades hasta las 6:00 pm”.

Una de las autoras afectadas, María Isoliett Iglesias, presentaba su libro, Capítulo final, en horas de la tarde. “Los muchachos tenían  una actitud amenazante, se burlaban de las personas que pasaban por ahí. Aunque abran algunos puestos, ya el ambiente no será el mismo. Este tipo de actividades hacen falta en el país y es terrible que 20 o 40 personas hayan saboteado esta actividad. A ellos les alegró que cerrara, porque lo decían en voz alta. La alcaldía hizo lo que tenía que hacer”, contó la periodista.

Pero no todos estuvieron de acuerdo. “Nuestra intención no era que cerraran la feria, solo estamos apoyando a los estudiantes y tuiteros detenidos. Una cosa no tiene que ver con la otra”, dijo uno de los manifestantes, que pidió no ser identificado.

Para algunos de los asistentes al evento, la actitud de la alcaldía y de la policía fue alarmista. “Se metieron con las motos en la plaza y pasaron por todos los kioscos diciendo que iban a tirar lacrimógenas y que por eso había que cerrar”, afirmó Trinidad Cordero, quien vino de Valencia para la feria.

Intelectuales y escritores también se manifestaron en las redes sociales, unos a favor y otros en contra de la protesta que obligó al cierre preventivo de Festilectura. Al final de la tarde, el alcalde Ramón Muchacho estuvo en la Plaza Francia para clausurar la feria.