• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Fernando Noriega: “Trataré de descansar un poco de la televisión”

El agitado tren de grabaciones le impidió al intérprete de 30 años de edad, nacido en Guanajuato, recorrer Venezuela

El agitado tren de grabaciones le impidió al intérprete de 30 años de edad, nacido en Guanajuato, recorrer Venezuela

Al concluir las grabaciones de Dulce amargo, el actor mexicano regresará a Los Ángeles para tocar puertas en Hollywood

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace nueve meses Fernando Noriega cambió su residencia en Los Ángeles por una en Caracas. Sus planes de triunfar en Hollywood mutaron temporalmente para hacerse visible en la pantalla chica latinoamericana como parte del elenco de Dulce amargo, telenovela producida por Televen en alianza con Cadena Tres de México y Telemundo de Estados Unidos.

El agitado tren de grabaciones le impidió al intérprete de 30 años de edad, nacido en Guanajuato, recorrer Venezuela. Ha podido, sin embargo, disfrutar de la gastronomía –de la cual se confiesa enamorado–, subir el cerro Ávila y bañarse en las paradisíacas playas de Los Roques, parada obligada de cualquier turista.

Cuando faltan pocos días para concluir su trabajo en el país, el artista que ha participado en las telenovelas Amor en custodia y Se busca un hombre considera que Diego, el villano al que encarna en el dramático, le servirá para que la gente conozca otra faceta de su carrera: “Es la primera vez que doy vida a un antagonista. Es un papel que vale oro, el interpretar algo tan diferente a mí hace que sea más exigente”.

—¿Cómo ha sido la experiencia de grabar en Venezuela?

—Ha sido una experiencia de mucho aprendizaje. Me encanta mi trabajo, no sólo por actuar, sino porque he podido conocer varios países y sus culturas. No había tenido el gusto de venir a este país y sólo puedo decir que me encantó.

—¿Cómo ha sido la respuesta en la calle?

—Hay una parte de la gente que realmente alcanza a distinguir que es una ficción y me dice que le gusta el trabajo, pero hay otro grupo que cree que en la vida real soy Diego. Me da mucha satisfacción que sientan rechazo u odio hacia él, porque eso significa que se creen mi trabajo. Yo no quería que fuera un psicópata de chiste, sino que los televidentes sintieran miedo.

—¿Cómo le gustaría que finalizara su personaje?

—Creo que la gente debe quedarse satisfecha porque él va a pagar lo que hizo, así es en la vida real: uno cosecha lo que siembra.

—¿Qué es lo más gratificante de trabajar con un elenco internacional?

—Integramos un excelente equipo de trabajo. Una de mis grandes amigas ha sido Scarlett (Ortiz), me ha enseñado cosas tanto en lo personal como en lo profesional, junto con su esposo Yul (Burkle). En general, con todos. Con los mexicanos desde el principio hubo una camaradería buena y los venezolanos nos han enseñado muchas cosas.

—En Estados Unidos protagonizó Where the Road Meets the Sun y Nothing Against Life. ¿Lo volverá a intentar en Hollywood?

—Creo que es un sueño que quiero terminar de cumplir. Soy feliz con el hecho de poder llevar mi trabajo a Latinoamérica. Mi meta a largo plazo es no descuidar mi carrera en ningún lugar.

—¿Cuáles son sus planes al regresar a Los Ángeles?

—Quisiera tomarme unas vacaciones, estar con mi familia y luego seguir tocando puertas. Todavía no tengo ningún proyecto en particular, sólo el estreno de Nothing Against Life en varios festivales internacionales. Es una etapa que disfruto de mi trabajo. Y finalmente, por el momento, trataré de descansar un poco de la televisión