• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Félix Suazo devela el misterio que encierra el museo

Félix Suazo | MANUEL SARDA

Félix Suazo | MANUEL SARDA

Explica el funcionamiento de las instituciones museísticas a través de ensayos y dibujos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los museos encierran una paradoja para el espectador: a pesar de tratarse de lugares de exhibición, es más lo que ocultan que lo que muestran. Detrás de las obras de arte y los objetos expuestos existen múltiples misterios que el cine y los bestseller han sabido capitalizar. Más allá de teorías disparatadas acerca de fósiles que cobran vida y mensajes encriptados en un cuadro, al estilo de El código Da Vinci, el público sabe poco acerca de estas instituciones, asegura el investigador Félix Suazo, autor del libro Umbrales de la museología.

Ello lo movió a publicar una serie de ensayos breves escritos entre 1996 y 2002. Se trata de la primera publicación de El Anexo, la sala alternativa que dirige desde 2007. “Mi intención en la primera parte del libro es revelar esos planos vedados a la vista pública que tiene el museo, pues considero que la información que se divulga sobre estos espacios es muy técnica y puede asustar o generar incomprensión en el público no especializado”, indica.

Suazo se propuso narrar su experiencia de dos décadas como artista, museólogo y curador en menos de cien páginas en un lenguaje sencillo. Se toma la libertad de describir las tareas cotidianas de conservadores, restauradores y vigilantes. También cuenta sin pruritos la manera en que los espectadores “son espiados” por decenas de cámaras de vigilancia mientras contemplan las obras de arte y aborda el tema económico en el apartado “¿Quién paga las cuentas del museo?”.

El autor se basa en su propia experiencia como egresado del Instituto Superior de Arte de La Habana, Cuba, en donde nació en 1966, así como en lo aprendido en su paso por la Galería de Arte y el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. Actualmente se desempeña como curador de Periférico Caracas y docente de Uneartes y la Universidad Central de Venezuela. El recorrido que Suazo presenta a través de distintos tipos de museos está acompañado por una serie de dibujos realizados entre 2002 y 2005, en pinacotecas de España y Caracas. “Algunos de ellos son proyectos para futuras exposiciones; otros son apuntes que hice mientras los profesores de la maestría en Museología que cursé en la Universidad de Valladolid hablaban y daban las visitas guiadas. Yo los escuchaba y en vez de hacer fotos iba plasmando lo que veía en papel”.

La segunda parte del libro es un poco más técnica y reflexiona acerca del papel del curador, un personaje endiosado en algunas instituciones y satanizado en otras, a quien Suazo, con humor, compara con un terapeuta con aspiraciones de sanar raras patologías estéticas. “La salud y el destino futuro de las artes visuales han sido confiados a los criterios curatoriales”, escribe.

El académico también ahonda en la labor de los investigadores y museógrafos, quienes complementan junto con el curador el equipo que trabaja tras bambalinas para hacer posible una actividad que definitivamente va más allá de colgar cuadros en una pared.