• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Fedosy Santaella: “Asumir el amor como un dogma es un radicalismo”

Actualmente Santaella prepara una novela que comenzó en 2013 | Foto Alexandra Blanco

Actualmente Santaella prepara una novela que comenzó en 2013 | Foto Alexandra Blanco

El autor piensa que su obra Los escafandristas tienes pocas posibilidades de ganar el Premio Rómulo Gallegos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Terceras personas es un libro de enfrentamientos internos. Fedosy Santaella muestra en los 13 cuentos que lo integran a personas que se retan en mente y cuerpo. “Trata sobre las relaciones, el doble, esas pugnas de las personas consigo mismas, entre la razón y los deseos”, dice.

El meollo de los relatos es la rebelión que subyace en la aspiración de escapar, dejar atrás maneras de pensar y actuar, además de los vínculos íntimos con la pareja, amigos e hijos.

El autor compara al amor con ideologías como el marxismo o el republicanismo. Para él, la vida está regida en demasía por ideas preconcebidas de lo que se debería ser y hacer.

“La realidad desencadena estas luchas. Asumir el amor como un dogma es un radicalismo. Uno se miente cuando se deja llevar demasiado por los cliché de la vida”, señala Santaella, quien se inspiró en el filme La mujer infiel de Claude Chabrol y El libro de los amores ridículos de Milan Kundera para tratar estos temas.

Se refiere, por ejemplo, a la idealización de la paternidad. Tiene dos hijos, pero admite que la gente “se puede llevar golpes”. “Es una cosa maravillosa, pero hay que ser realista. Te limita en muchos ámbitos”, indica.

En Terceras personas, publicado por Libros El Nacional, los personajes reprimen emociones, las demuestran por instantes, las revelan temporalmente, se arrepienten, dan la cara, imaginan atrocidades, hieren al decir la verdad, complacen al mentir o se desilusionan al recular.

Hay cuentos que parten de un hecho verídico. La historia más curiosa es la que sirve de inspiración para “Rostro de soledad”. Santaella encontró una cámara digital debajo de la cama de un hotel. Cuando revisó las imágenes guardadas, eran las de una joven que se tomaba fotos a sí misma. “Las iba pasando y me preguntaba si en algún momento se desnudaría, pero no. Más adelante sale con una niña, con un novio en traje de baño. Nada más”.

El escritor, en varios de los relatos, aprovecha el recurso de las redes sociales como máscara de quien desea rebelarse contra su personalidad, la pública, la que todos conocen y de la que muchos esperan determinados comportamientos. “El mundo virtual sirve para soltar el verbo. Al no haber cara a cara surge una liberación, se deja salir mucha vida oculta, una vida mental. Ese universo virtual no está muy explorado en la literatura venezolana. Lo quise hacer en este trabajo”.

Pocas expectativas. Los escafandristas de Fedosy Santaella es una de las 21 obras de autores venezolanos que figura en la lista final de las que aspiran al Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, que se entregará el 2 de agosto. Sin embargo, no es muy optimista. “Si queda entre los finalistas, chévere. No creo que gane, porque nunca el galardón es para un venezolano. Tampoco quiero pasar por la vergüenza de pararme frente a Nicolás Maduro para recibirlo. Lo dudo”, dice entre risas sobre un reconocimiento que solo en una ocasión fue concedido a un escritor del país. En 1991, Arturo Uslar Pietri lo recibió por La visita en el tiempo.

Actualmente Santaella prepara una novela que comenzó en 2013. “Voy con mucha calma, he escrito mucho en los últimos años. En noviembre publicaré El dedo de David Lynch con la editorial española Pre-Textos”, agrega el autor de "Taxidermia”, texto con el que en 2013 ganó el Concurso de Cuentos de El Nacional.