• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mia Farrow pide diplomacia para evitar genocidio en República Centroafricana

Mia Farrow / AFP

Mia Farrow / AFP

"Estamos frente a una población abandonada, atrapada en un conflicto que ha adquirido graves dimensiones étnicas y que se ha convertido en el espectro de Somalia y de Ruanda", denunció la actriz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La actriz Mia Farrow, embajadora de "Buena Voluntad" de Unicef, pidió hoy una "intervención diplomática de alto nivel" en la República Centroafricana, donde afirmó que han surgido "todos los componentes para un genocidio", en un conflicto que enfrenta a cristianos y musulmanes.

Directamente llegada de ese país, donde pasó una semana para visitar y aportar ayuda a las víctimas del conflicto armado interno, Farrow dijo en una rueda de prensa que al menos 400.000 personas viven escondidas en la maleza.

Sus pueblos y aldeas han sido arrasados por los grupos armados y para sobrevivir comen hojas y beben agua estancada, condiciones en las que los niños mueren de forma alarmante.

"Estamos frente a una población abandonada, atrapada en un conflicto que ha adquirido graves dimensiones étnicas y que se ha convertido en el espectro de Somalia y de Ruanda", denunció.

"Las semillas del genocidio están presentes. Está el componente étnico, los grupos armados y las atrocidades del peor tipo contra civiles desprotegidos", señaló.

La visita que acaba de realizar a la República Centroafricana es la tercera de la actriz a este país -las anteriores tuvieron lugar en 2007 y 2008- y con esta perspectiva afirmó que la gran diferencia ahora es que "en lugar de encontrar un grupo rebelde cada cuatro kilómetros, ahora hay dos principales".

Los rebeldes de Seleka, que dieron un golpe de Estado el pasado marzo y ahora detentan el poder en la capital Bangui, son musulmanes y se enfrentan a milicias de autodefensa compuestas por cristianos.

El conflicto está alentado desde el exterior, comentó la actriz, quien mencionó que se estima que entre el 30 y el 80 por ciento de milicianos de Seleka provienen de Chad y Sudán, incluidos algunos miembros con capacidad de mando.

En esta visita a la República Centroafricana, Farrow se trasladó a la ciudad de Bosangoa (noroeste del país) y, según relató, en un viaje de siete horas por vía terrestre vio "aldeas completamente destruidas, quemadas, abandonadas, una tras otra... una tras otra".

La actriz, a quien UNICEF le ha encargado abogar por los niños atrapados en conflictos, advirtió de que la República Centroafricana, con un territorio del tamaño de Francia, pero apenas 4,6 millones de habitantes e importantes riquezas naturales, "es el área perfecta para que grupos extremistas se escondan".

UNICEF, el brazo de la ONU especializado en la protección de los niños, considera que todos los niños de ese país, que suponen la mitad de la población, están afectados por la violencia y necesitan ayuda.

Además del impacto humano, el reclutamiento forzado de niños ha aumentado considerablemente a lo largo del año y se calcula que 3.500 niños han sido enrolados para participar en el conflicto, comentó Farrow.

Pese a la gravedad de la situación, la respuesta internacional es muy débil, y de los 32 millones de dólares que Unicef ha pedido para financiar sus actividades en el país, ha recibido 20 millones solamente.

"Sé que es difícil atraer la atención del mundo a esta crisis, con la terrible situación en Filipinas ahora y lo que pasa en Siria, pero los niños de la República Centroafricana tienen igual valor y debemos ser capaces de pensar también en ellos", comentó la actriz.