• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Fantoches desbaratan el rostro del mito desde la eternidad

Seres grotescos van del humor a la tragedia en el montaje | FOTO William Dumont

Seres grotescos van del humor a la tragedia en el montaje | FOTO William Dumont

Orlando Arocha dirige Eva Perón, obra sobre cómo los políticos manipulan el concepto de la muerte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“En estas tierras la muerte lo santifica todo –se dicen los personajes–, y por eso no entendemos dónde comienza el amor y dónde el odio; atravesados por un sentimentalismo que tiene más de acordeón que de justicia”. Son frases lapidarias que marcan el irreverente desmontaje de un mito.

La vida –la enfermedad y la muerte– de una mujer que manejó la política a su favor es narrada por fantoches en Eva Perón, pieza del argentino Raúl Damonte Botana, “Copi”. Versionada y dirigida por Orlando Arocha, la obra se estrena hoy en La Caja de Fósforos de Bello Monte.

De estética grotesca, el montaje –cuyo prólogo es una versión de la novela de Tomás Eloy Martínez Santa Evita– es representado en una especie de escenario de la muerte, decadente y sucio. El espacio es negro y en él resaltan salpicaduras de blanco, a lo Jackson Pollock. Bombillos, bombonas de oxígeno y bolsas de drenaje constituyen el adorno. Allí interactúan Evita –la eterna y la moribunda–, su madre, Juan Perón y el autor, una enfermera e Ibiza.

“La obra trabaja la idea de cómo la muerte es utilizada políticamente. En el país la muerte ha empezado a ser parte de la vida cotidiana. Eso no existía antes, no era parte del discurso de los políticos. Es importante que lo revisemos a través de la voz irónica de Copi. Nos hace falta bastante irreverencia en el país. Nos estamos convirtiendo en un pueblo reverente, moralista y con más violencia”, expresa el director.

A través del manejo de la tragedia y el humor se habla de los héroes, las heroínas y la falsedad. “La política no son sentimientos. Es un ademán vacío”, le explica Evita a Copi desde ese espacio indefinido que es la eternidad.

Los personajes llevan la boca roja y bigote. Usan vestido y botas. Mujeres encarnan a hombres y viceversa, con el objetivo de desafiar estereotipos. Los papeles principales son magníficamente interpretados por Eulalia Siso, Nattalie Cortez y Haydée Faverola. Las acompañan Ana Melo, Diana Volpe, Nakary Bazan y Evelina Di Gennaro.