• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Fanáticos recordaron la grandeza de Celia Cruz

Celia Cruz / Reuters

Celia Cruz / Reuters

Ayer se cumplió una década sin la Reina de la Salsa. Sus admiradores acudieron al cementerio en Nueva York que alberga sus restos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por cumplirse diez años de la muerte de Celia Cruz, una de las figuras esenciales de la música cubana, el mausoleo donde reposan sus restos, en El Bronx de Nueva York, abrió sus puertas a los admiradores.

La Reina de la Salsa fue sepultada en el antiguo cementerio Woodlawn, declarado patrimonio histórico en 2012.

La cantante falleció el 16 de julio de 2003 luego de perder la batalla contra el cáncer, y tres años y medio después fue enterrado junto a ella su esposo, Pedro Knight.

Cruz había elegido como su morada final Woodlawn, donde descansan los restos de otros famosos como el trompetista Miles Davis, el editor Joseph Pulitzer y el pianista Duke Ellington.

La casa disquera Sony y la Fundación Cruz también le rendirán tributo con la publicación, a finales de mes, del disco The Absolute Collection-Deluxe Book Version. “Es un viaje visual y tras bastidores a la vida personal y artística de este ícono”, describe la compañía.

Las canciones remasterizadas representan diversas épocas importantes de una carrera de seis décadas sobre los escenarios, y la mayoría proviene del extenso catálogo de la legendaria Fania, para la que realizó la mayoría de sus históricas grabaciones, señala un comunicado de Sony.

La edición de colección también incluye comentarios inéditos de admiradores de Cruz como Marc Anthony, Beyoncé, Quincy Jones, Whoopi Goldberg, Pitbull, Rita Moreno, David Byrne y Gloria Estefan, entre otros.


Trono sin reina. A pesar de que intérpretes como Haila e India, conocida como la Princesa de la Salsa, han sido mencionadas como posibles sucesoras de Cruz, el crítico de música Andrés Rosales afirmó al diario El Universal de México que no hay quien llene el vacío que dejó la Guarachera de Cuba. “Es muy difícil que alguien pueda llegar a ocupar su lugar, primero por como está el mercado de la música afroantillana y segundo porque no cualquiera puede trabajar durante 40 o 50 años y que la voz le responda”.