• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Falleció Lemmy Kilmister guerrero legendario del rock

Al músico le diagnosticaron cáncer el sábado y falleció el lunes | Foto EFE

Al músico le diagnosticaron cáncer el sábado y falleció el lunes | Foto EFE

Al cantante y bajista británico le diagnosticaron cáncer el sábado y murió el lunes en su casa. Tenía 70 años de edad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Típica figura de la trilogía sexo, drogas y rock and roll, Ian “Lemmy” Kilmister, que falleció de cáncer el lunes a los 70 años de edad, fue un pionero del heavy metal, admirado e imitado por los grandes del rock.

Invariablemente vestido de negro, desde sus botas hasta su sombrero de vaquero, con el pelo largo e imponentes patillas, el músico se convirtió en un ícono cuya notoriedad superó el círculo de los amantes del género.

Aunque sus problemas de salud le obligaron a dejar el whisky por el vodka, sus excesos eran tan famosos que la cuestión de su muerte era recurrente en muchas de sus entrevistas.

“Aparentemente, soy indestructible”, dijo en agosto pasado a The Guardian con motivo de la publicación de su vigésimo segundo álbum con Motörhead, Bad Magic. Se había tatuado su divisa en el brazo, todo un resumen de su vida: “Born to loose, live to win”.

Hijo único y solitario, Ian Kilmister se crió en la isla de Anglesey, en el extremo norte de Gales, donde se ganó el apodo de “Lemmy”. Más apasionado por los caballos, las chicas y la guitarra que por los estudios, trabajó en una fábrica antes de probar suerte en Londres, en plena emergencia de la contracultura.

Ayudante de Jimi Hendrix, integra en 1971 el grupo de space-rock Hawkwind como cantante y bajista. Cuatro años más tarde es detenido en plena gira canadiense por posesión de anfetaminas y eso le cuesta el puesto. De regreso a Londres decide fundar su propia banda. Tras pensar en ponerle Bastard, opta por el título de la última canción que escribió para Hawkwind: Motörhead.

En momentos en que el punk comienza a desplazar a la corriente dominante de rock progresivo, Motörhead tocaba más rápido y fuerte que el resto. Los álbumes Ace of Spades (1980) y No Sleep 'til Hammersmith (1981) consolidan a la banda como una de los grandes del hard-rock.

Al músico le diagnosticaron cáncer el sábado y falleció el lunes.