• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Fabián Salazar propone una geometría libre

Revisiones domésticas | Foto: Cortesía Fabián Salazar

Revisiones domésticas | Foto: Cortesía Fabián Salazar

El marabino presenta una obra difícil de clasificar en la que los textiles y el dibujo se juntan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alterar las formas y los signos sin arrebatarles su significado es lo que hace el artista visual Fabián Salazar en la muestra Revisiones domésticas, la primera individual que el marabino presenta en Caracas. Las 51 piezas que exhibirá a partir del domingo en Oficina #1 revelan una manera híbrida de estudiar la geometría, el espacio, las técnicas y los materiales.

El punto de partida de Salazar es el dibujo, que puede realizar sobre papel o sobre tela, con lápiz o con aguja de coser. En sus obras no hay cabida para etiquetas como “grafito sobre papel” o “acuarela sobre cartón”. La ficha técnica es más vasta: el zurcido da paso al bordado, pero también a la mancha, al textil deshilachado y al collage.

En sus dibujos están presentes las formas vectoriales, un vestigio de su formación como arquitecto. De igual manera, la repetición y la simulación son dos de sus estrategias visuales. Apela también a la ruptura, el rasgado y la disección. Una de sus creaciones consiste en tapas de libros que separa en capas, para crear un nuevo soporte. A través de estas aproximaciones a los materiales el artista procura construir un lenguaje propio.

Salazar asegura que aunque en sus piezas toca temas como el matriarcado, la herencia y la feminidad, estos no son más que un pretexto para llegar a la forma, en especial la geométrica. “Incluyo círculos, cuadrados y óvalos, que deformo un poco. Me interesa hacer una geometría muy libre, con curvas, mostrar ese ir y venir entre las formas y la falta de estructura de la pintura, hacer una línea sin quiebres ni rigidez”, indica.

La deformación de símbolos y signos tiene que ver con su búsqueda de la ambigüedad. El creador juega con el óvalo como representación de la feminidad y la fertilidad; y con el cuadrado como grafía de lo masculino y concreto, con la intención de trastocar significados. “La misma tela que uso como soporte es muchas veces una metáfora de la piel”, afirma.