• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Estrellas animadas proclaman su independencia

<i>Pingüinos de Madagascar</i>

Pingüinos de Madagascar

Los personajes secundarios de películas como Madagascar y Mi villano favorito amplían sus propias historias gracias a los spin off

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los pingüinos sí pueden volar. Lo hacen con la ayuda de propulsores, cañones, cohetes y otros artilugios que integran su arsenal secreto. No son las criaturas inocentes que muestran los documentales de National Geographic. Hace una década, Skipper, Kowalski, Rico y Cabo dejaron a un lado su helada rutina en la Antártida y crearon una pandilla que logró la simpatía del público que los conoció como los espías “bonitos y gorditos” de Madagascar.

A lo largo de estos diez años su popularidad creció de manera exponencial. Volvieron a ser incluidos en la segunda entrega de la saga y luego su historia fue presentada en una serie para televisión. Este año regresaron al cine, pero convertidos en las estrellas principales de la película, privilegio que también han logrado otros carismáticos personajes del mundo animado, como el Gato con Botas de Shrek y Timón y Pumba de El rey león

Pingüinos de Madagascar es el spin off cinematográfico que derivó de su participación en el filme original, estrenado en 2005. La historia del cuarteto fue incluida como una trama paralela que tenía un efecto mariposa sobre el destino de los ya eclipsados protagonistas: Alex, el león; Marty, la cebra; Gloria, la hipopótamo; y Melman, la jirafa.

A su huida del zoológico de Nueva York y sus aventuras en la selva (al mejor estilo de James Bond) ahora se le suman sus misiones secretas en Shanghai, Venecia y la Antártida, desde la que emprenden una batalla en contra de Dave, el pulpo que quiere acabar con los pingüinos del mundo, pues su simpatía le restó protagonismo en miles de parques acuáticos.

El proyecto cinematográfico se concretó luego de los experimentos en la pantalla chica. En la televisión aparecieron en 2008, con la emisión de un cortometraje especial: Gone in a Flash. Nickelodeon consideró rentable la pandilla de pingüinos y les extendió el contrato. Fue así como empezó a transmitirse la serie que congregó a 6,1 millones de espectadores en Estados Unidos durante su estreno en 2009. Su éxito se materializó en 2012, cuando ganaron un premio Emmy como Mejor Programa Animado.

Otro que hizo su debut en televisión fue el Gato con Botas. El felino estrenó su serie en Netflix en enero de este año, confiado en la receptividad que tuvo su participación en las películas de Shrek. El actor Antonio Banderas le prestó su voz en la saga, en la que comparte aventuras con el ogro y Burro. El gesto de ternura que hace con sus ojos es su arma mortal, pues con él engaña a sus víctimas antes de darles la estocada final con su espada. 

Los Minions prefieren evitar la violencia. Los asistentes de Gru, el protagonista de Mi villano favorito, son tan inofensivos como exitosos. Luego de ser cómplices de su creador durante dos películas, decidieron independizarse. Este año tuvieron su propio comercial en el Super Bowl y en julio se estrenará la película en la que serán los sirvientes de los villanos a los que le darán voz Sandra Bullock y Jon Hamm en la versión anglosajona, y Thalía y Ricky Martin en español.

Mientras esto ocurre en la superficie, en el fondo del mar una nueva protagonista saldrá a flote. Dory, la pez cirujano azul que nadó incansablemente en 2003 en el filme animado Buscando a Nemo, regresa con su propia película titulada Buscando a Dory. En la cinta, la conductora Ellen DeGeneres hará la voz del divertido personaje. El filme se estrenará el año entrante.

El camino que estos nuevos protagonistas recorren en la actualidad fue transitado hace 20 años por Timón y Pumba. Además de lograr fama con el lema “Hakuna Matata” y aparecer en los dos filmes de El rey león, la suricata y el jabalí que brindaron comicidad al drama de Disney tuvieron su propia película y una serie animada.