• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Estefanía D’Paula Briceño: "Yo soy la novata del año"

Estefanía D’Paula Briceño | Cortesía Douglas Diaz

Estefanía D’Paula Briceño | Cortesía Douglas Diaz

La periodista se define como una mujer valiente y llena de fe. Considera que lo que ha logrado ha sido gracias a su trabajo y a su talento, algo que dice lleva en los genes. Quiere ser ejemplo para su hijo, su mayor inspiración

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tiempo, luego de que participara hace cinco años en la segunda temporada de la serie Somos tú y yo . Hace pocos meses regresó a la pantalla chica, pero con un papel totalmente diferente: es la encargada de ponerle color a la cobertura de la temporada de beisbol de Meridiano Televisión, con notas anecdóticas en los partidos.

Aunque nunca pensó en cubrir esa fuente, la zuliana de 25 años de edad asegura que en este trabajo se han mezclado dos de sus pasiones: el periodismo y los deportes. "El beisbol es cultura: los fanáticos, los batboys, las recogepelotas, la comida en los estadios, todo eso forma parte del juego", añade.

Hija de Luis Germán Briceño, locutor y ex vocalista de Rincón Morales, asegura que el gusto por los medios lo lleva en la sangre. Dice que su humildad y su fe la han llevado a conseguir todo lo que se ha propuesto. Lo único que le pesa es estar lejos de su familia. Y lo que más le preocupa es ser un buen ejemplo para su hijo, Julio Alesa maternidad mantuvo a Estefanía D’Paula Briceño fuera de las cámaras por largo sandro, de 4 años de edad.

--¿Siempre estuvo interesada en el deporte?

--En este trabajo se mezclaron dos de mis pasiones: el periodismo y los deportes. Por mucho tiempo fui la menor en mi casa y como eramos tres niñas me convertí en el varón que mi papá nunca tuvo. Siempre veía el fútbol y el beisbol con él, también lo acompañaba al estadio.

--¿Cuáles han sido los retos de esta etapa?

--El mayor desafío ha sido estar al nivel de personas que tienen años en el periodismo deportivo. Yo soy la novata del año y ponerme a su altura es complejo, pero he sido humilde. A ellos los he admirado desde hace mucho tiempo y al llegar al canal les hice saber que no venía a quitarle el puesto a nadie sino a aprender. Tengo la fortuna de que casi todos se han acercado para hacerme sugerencias o para felicitarme, y eso lo agradezco.

--¿Ha pensado en actuar otra vez?

--El gusto por la actuación es algo que nunca perderé, pero el futuro es incierto, así que lo pongo en las manos de Dios.
Si mi camino es seguir en el periodismo deportivo, voy a aprovechar la oportunidad al máximo y todas las que Dios me ponga en el camino, pues no solamente he actuado sino que también he cantado. Me fascina todo lo que tiene que ver con el entretenimiento.
Mi papá es cantante, locutor y también actuó, así que eso lo llevo en las venas.

--Siendo madre, ¿de dónde saca tiempo para hacer todo eso?

--¡De donde no lo tengo! Afortunadamente me va muy bien, he podido cumplir con todas mis responsabilidades y tengo una familia que me apoya. Lo que más me pesa de estar aquí es que estoy lejos de mi hogar.

Pero esto va a servir para que mi hijo sepa que los sueños se cumplen si trabajas por ellos.

--Una vez dijo que era la oveja negra de su familia, ¿por qué?

--¡No! la oveja negra, no (risas). Soy un poco rebelde y mis papás pensaron que con los años se me iba a quitar, pero más bien eso me ha vuelto una mujer aguerrida. Incluso, cuando me mudé a Caracas para trabajar en Somos tú y yo , a los 20 años de edad, les demostré a mis padres que era responsable, disciplinada y que podía estar sola.

--Afirma que su fe ha sido importante en su carrera, ¿a quién le reza?

--Oro a Dios en todo momento, sobre todo cuando voy en un avión porque no me gusta volar. Cuando estoy en mi trabajo pido que sea Él quien hable por mí, que calme mis nervios y que me ilumine. Si esta fue la oportunidad que puso en mi vida, que me apoye y que me ayude a mantener la humildad.

Nunca he tenido aires de grandeza y ahora no tiene que ser la excepción.