• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Espino: Quiero un pedacito de vida normal

Gaby Espino animó la gala en 2012 | Foto EFE

Gaby Espino animó la gala en 2012 | Foto EFE

Aunque no quiere asegurar que Santa Martínez es el personaje de su vida, afirma que es el que la ha hecho crecer más como actriz. Agotada de los rumores que circulan sobre ella en los medios, se niega a hablar de ciertos temas que pudieran resultar incómodos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con su impecable acento neutro, Gaby Espino contesta el teléfono en Miami antes de servir la cena de Acción de Gracias. Entre otras cosas, tiene que agradecer que Santa diabla, la telenovela que protagoniza, ha tenido un éxito tan arrollador que la han extendido dos veces y apenas terminará de grabar la próxima semana.

Compartió escena con un reparto compuesto por muchos venezolanos, con quienes hizo un buen grupo porque a veces ha pasado hasta 18 horas en estudio, asegura. Luis Manzo, quien la dirigió en su primera telenovela, A todo corazón, también lo hizo ahora.

"Eso para mí fue la gloria porque me hizo sacar mucho como actriz", dice.

Recientemente fue nombrada el Mejor Cuerpo de 2013 e ingresó, por tercera vez, en la lista de Los 50 más Bellos de la revista People. Y aunque los agradece, los títulos que prefiere son los de mamá, esposa y profesional.

Acaba de renovar contrato de exclusividad con Telemundo por tres telenovelas más.

Cansada de estar en el ojo del huracán, se abstiene de emitir opiniones políticas o de cualquier otro tema que pueda generar controversia. Quiere, entre otras cosas, privacidad.

--¿Qué tiene Santa de usted? --Le presté mi cuerpo, mi voz, pero la verdad es que no tiene más nada de mí. He hecho muchísimas novelas y siempre digo: "Este es el mejor personaje de mi vida", pero Santa ha sido el papel que más me ha hecho crecer, el que más me ha enseñado.

Aunque a todos mis trabajos les he puesto empeño, este ha necesitado mucha más dedicación y más entrega que los anteriores.

--¿Ha recibido alguna oferta de Venezuela? --A mí me da risa cuando dicen que rechazo las ofertas porque no quiero regresar.

No hay manera de que pueda trabajar allá porque cuando uno es exclusivo de un canal no puede hacer otra cosa. Por eso te pagan una exclusividad. No es que no quiera, me muero por trabajar en Venezuela, amo mi país y extraño las producciones, pero tengo un contrato.

--La acaban de nombrar el Mejor Cuerpo de 2013. ¿Cómo hace para mantener la figura? --Cuando hago novelas es muy difícil ir al gimnasio por los horarios. Además, tengo una familia. Así que trato de comer lo más sano posible, tomar mucha agua y, cuando puedo, hago ejercicios. Me gusta hacer zumba y mucho cardio. Pero ahora, como estoy grabando, cuido la comida y estoy con el sistema Yes you can! Diet plan de Alejandro Chabán, que me ayudó a cambiar mi cuerpo desde el embarazo hasta hoy.

--Si a veces está hasta 18 horas en estudio, ¿en qué momento ve a sus hijos? --En mi casa somos un equipo y nos ayudamos. A veces me los llevan al estudio. Es un sacrificio, pero el día de mañana ellos se darán cuenta de que estaba trabajando por ellos, haciendo lo que me apasiona, lo que amo.

Cuando estoy con ellos trato de darles la mejor calidad de tiempo, dado que no hay cantidad. A veces me dan ataques por no haberlos visto, pero respiro y me calmo.

--Cuando Roque Valero anunció que era chavista, usted lo criticó. ¿Conoce lo que pasó entre él y Guillermo Dávila? --No lo critiqué. No debería haber divisiones por tendencias políticas, cada quien puede hacer con su vida lo que quiera. Lo que sí critiqué fue el hecho de ver cómo una persona a la que conoces desde hace muchos años, que sabes que no pertenecía a esa tendencia política, puede usar su capacidad de mover masas en plena campaña electoral sin creer realmente en lo que está diciendo.

Y sí, me enteré de lo que sucedió entre Roque y Guillermo y me parece insólito, me impresionó y me dolió. No quiero ni meterme.

--También se dicen muchas cosas de su matrimonio. --Como dijo Jencarlos, el día que tengamos algo que decir lo haremos por nuestras propias redes sociales.

No pasa nada, solo estoy alejada porque no quiero seguir dando explicaciones de mi vida. Se crearon esa fantasía de que habíamos terminado, pero lo único que sucede es que yo trabajo en Telemundo y no puedo asistir a los eventos de Univisión, que es la cadena para la que él trabaja. En todas partes me nombran, dicen, inventan y ya estamos cansados. Quiero un pedacito de vida normal.