• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Esperamos llegar a 700.000 niños este año”

El coordinador de los núcleos asegura que cerca de 60.000 nilos trabajan alrededor del programa Alma Llanera en el interior del país | Cortesía Fundamusical

El coordinador de los núcleos asegura que cerca de 60.000 nilos trabajan alrededor del programa Alma Llanera en el interior del país | Cortesía Fundamusical

Andrés González, director de formación del sistema de orquestas, dice que una de las metas es tener núcleos en cada municipio antes de 2019

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En octubre del año pasado se abrieron las audiciones para integrar las filas de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela. El rango de edad que establecieron fue el internacional: máximo 11 años.

Casi 5.000 niños se presentaron con la partitura de la Cuarta sinfonía de Tchaikovsky en los talleres de 4 horas, de donde saldrían los elegidos.

“Nos enfocamos en la velocidad que tenían los chamos para seguir instrucciones más que en el talento”, señala Andrés González, director sectorial de formación y desarrollo del sistema de orquestas. La cabeza de todos los núcleos del país.

205 niños fueron escogidos para integrar la selección infantil musical que en agosto representará a Venezuela en una importante residencia en Milán. Mientras, comenzaron los seminarios de preparación, que se realizaron la semana pasada entre Táchira, Trujillo, Mérida y Zulia. Una ruta por occidente para mostrar los logros.

González considera que el principal reto del sistema de orquestas este año es llegar a los 700.000 niños. El millón deberá esperar hasta 2019.

—¿En qué situación se encuentran actualmente los núcleos del país?

—Históricamente nos habíamos organizado de acuerdo con las posibilidades que había en cada lugar. Trabajamos con los líderes de las comunidades para abrir las sedes. Pero ante la meta del millón de muchachos, nos vimos obligados a repensar lo que viene de aquí en adelante. Lo primero que nos propusimos fue que, antes de 2019, tenemos que estar en todos los municipios del país; que los niños, no importa de donde vengan, tengan el mismo acceso. En segundo lugar, estamos trabajando con base en la distribución poblacional que nos otorgó el INE, en conjunto con los últimos proyectos del Estado, como aquellos 79 municipios priorizados por el Dibise donde existe mayor índice delictivo. Además de aquellos lugares de pobreza extrema.

—¿Qué han hecho con toda esa información?

—Nos planteamos ampliar nuestra  capacidad allí. Estamos trabajando para conseguir apoyo con un enfoque direccionado. Tenemos este plazo de tiempo, hasta 2019. Desde que iniciamos el proyecto hasta ahora hemos llegado a 284 municipios del país, lo que significa que estamos muy cerca de la meta.

—La Misión Música fue anunciada por Hugo Chávez en 2008. En ese momento se habló por primera vez del millón de niños. ¿Ha sido complicado alcanzar la meta?

—No diría complicado, tiene ciertos requerimientos. El principal es el de los instrumentos. La dinámica nuestra como sistema de orquesta es rigurosa. Incluye que las empresas envíen muestras de esos instrumentos para que los maestros los prueben. El otro tema son las sedes. Estamos por alcanzar los 427 núcleos a finales del mes de junio y en paralelo avanza el proceso de formación de los profesores.

—¿Y cómo se trabaja actualmente?

—Existen necesidades reales en los núcleos, donde hay una cantidad de personas esperando por su instrumento y no los tienen. Poco a poco estamos tratando de solucionar eso. Con el Proyecto Simón Bolívar esperamos resolver ese tema.

—¿Cuáles son las metas para este año?

—En primer lugar, esperamos llegar a 700.000 niños.

—¿Cómo ha sido tratado el tema de la salud del maestro Abreu en los núcleos?

—Todos los días salen rumores locos. El 21 de diciembre del año pasado tuvimos una reunión con todos los directores de los núcleos y les pedimos que si tenían alguna duda se comunicaran con nosotros.

—¿Hay muchos niveles de angustia?

—Sí, porque cuando sale una noticia a la calle que no es cierta hay que tomar la decisión de cómo se va a reaccionar. Tratar de decir la verdad sin que parezca que estamos desesperados. Es un tema complejo. Pero la verdad es que necesitamos a José Antonio Abreu por muchos años más.

—El sistema de orquesta parece estar dándole un fuerte impulso al programa Alma Llanera en el interior del país.

—En casi 600 núcleos se está desarrollando este programa, que no solo tiene que ver con la música llanera sino con el desarrollo artístico de cada una de las regiones. Hasta ahora tenemos más de 60.000 chamos incorporados.

—¿Hay suficientes instrumentos para todos los niños?

—Hemos ido incorporando poco a poco a constructores de instrumentos venezolanos, pero no es tan fácil. En 2014, por ejemplo, necesitábamos 700 arpas. Hasta ahora hemos sumado a casi 30 luthiers. Pero la mayoría de ellos puede construir un máximo de 10 arpas al año. No pudimos cumplir con la meta de 2014 porque no existe la capacidad de producción. Tuvimos que hacerlos fuera del país.

—Es el caso de los instrumentos chinos

—El año pasado la cifra de cuatros que necesitábamos era de 80.000. Si tenías a los luthiers construyendo arpas, no podían hacer cuatros. Por eso tuvimos que pedirlos afuera y las empresas chinas pueden producir 40.000 instrumentos en un solo mes. Igualmente con las mandolinas y las guitarras.

smoreno@el-nacional.com