• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Escritores publican sus diarios en línea

Las nuevas tecnologías no solo han modificado algunos pasos del arte clásico de la escritura

Las nuevas tecnologías no solo han modificado algunos pasos del arte clásico de la escritura

Quizá como estrategia de mercadeo o para inspirar a quienes se inician en el camino literario, algunos autores se animan a contar en Internet el progreso de su trabajo creativo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los diarios de los escritores han acompañado al oficio desde tiempos remotos. Desde Fiodor Dostoievsky y León Tosltoi hasta Francisco Herrera Luque, son muchos los que han llevado bitácoras que detallan el proceso de creación de sus novelas, los esquemas de las historias y el diseño de los personajes.

Las nuevas tecnologías no solo han modificado algunos pasos del arte clásico de la escritura.

La confluencia entre Internet y la literatura ha resultado en una cantidad importante de iniciativas que todavía no han llegado a puerto seguro.

A pesar de esto, algunos escritores han encontrado en la red la manera de compartir con sus lectores, en tiempo real, los detalles de sus próximos libros.

Sus diarios ya no son publicados post mórtem. Actualmente, estas radiografías -que muestran el desarrollo de sus obras- sirven como una estrategia de mercadeo y para animar a quienes empiezan a escribir.

Mientras le daba forma a El tango de la Guardia Vieja , el español Arturo Perez-Reverte creó Novelaenconstruccion.com, en 2011. La página abría con una advertencia: “Este cuaderno no es una novela en marcha ni la novela de una novela. Solo recoge anotacione s sobre el trabajo en curso”.

Allí, el autor adelantaba características de los personajes, encrucijadas creativas, reflexiones sobre el oficio y soluciones estilísticas.

Este año la modalidad la ha empleado José Ignacio Valenzuela.

El autor chileno, conocido como “el Chascas”, escribe “El making of de un libro” para HuffPost Voces. Cada quince días publica una entrada sobre los avances de su próxima novela: un thriller policial, protagonizado por un periodista, que se desarrollará en Coral Gables, Miami, en dos tiempos. En el último post presentó a Miguel, el personaje protagonista del libro.

Valenzuela señala que compartir el solitario proceso de escritura era una necesidad: “Decidí hacerlo porque me parece fundamental acercar a los lectores al trabajo de mesa que hacemos. Muchos quieren escribir, pero no saben por dónde empezar. Y pensé que era una buena manera de dar el ejemplo y ayudar por medio de esta suerte de exhibicionismo literario”.

Para Héctor Torres, autor de Caracas muerde y colaborador de Prodavinci.com, el hecho de que los escritores presenten sus diarios en línea tiene que ver con la nostalgia por lo clásico del oficio. “Eso es algo interesante. La fractura más importante que ha sufrido la literatura es el paso al formato digital para escribir.

Cuando visitas un museo puedes ver los manuscritos, los escritos a máquina corregidos y rayados. Hoy ya no puedes hacer una arqueología del texto porque las correcciones las haces directamente en la computadora y las versiones previas no existen. Cuando se escribía en formato papel podía verse la evolución del texto.

Es posible que haya algo de ese romanticismo, intenciones de rescatar ese proceso”, reflexiona.

Torres también piensa que esto pudiera ser un trabajo de mercadeo. “Quizás es una estrategia, un experimento para ver cómo le va a la novela después de publicada, tomando en consideración el trabajo previo de acercamiento a los lectores”.

Valenzuela asegura que no ha modificado la historia tras compartir con el público los avances de su próximo libro, porque tiene claro hacia dónde quiere ir y la novela se desarrolla independientemente de las opiniones de quienes siguen el blog. Desde que “El making of de un libro” está en línea el escritor solo ha encontrado beneficios en revelar parte de su proceso creativo.

“Una ventaja para mí es que he podido verbalizar y hablar (aunque sea conmigo mismo) sobre las diferentes vertientes y caminos que se abren a la hora de escribir. Este es un proceso muy solitario, que a veces da un poco de miedo.

Reflexionar al respecto ayuda a quitar te el miedo y a pensar más de dos veces en lo que estás haciendo”, dice.

El chileno asegura que no tiene las cifras de tráfico de la página alojada en el sitio web voces.huffingtonpost.com.