• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Escribir no es algo tan vital como antes”: La última entrevista a Gustavo Cerati

La última entrevista de Gustavo Cerati en El Nacional

La última entrevista de Gustavo Cerati en El Nacional

El 12 de mayo de 2010, el periodista Gerardo Guarache publicó en El Nacional una entrevista al cantante y músico argentino Gustavo Cerati. Exactamente tres días antes de su último concierto, realizado en Caracas, cuando al finalizar sufrió un ACV que lo mantuvo en coma hasta la mañana de este 4 de septiembre. Un paro respiratorio calló para siempre a este genio musical. Lea aquí la última entrevista que publicó El Nacional a Gustavo Cerati

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Escribir no es algo tan vital como antes”

Pocos artistas son tan prolíficos como Gustavo Cerati. El músico bonaerense publicó recientemente Fuerza natural, un disco que representa la tranquilidad después de la vorágine del reencuentro con Charly Alberti y Zeta Bozio, con quienes construyó una de las máximas expresiones del rock en castellano.

Vía telefónica, desde Buenos Aires, confiesa que los álbumes –desde Amor amarillo (1993) hasta Ahí vamos (2006)– le han funcionado de modo premonitorio. Sobre la gira Me verás volver, explicó: “Me saqué el gusto y la gente lo recibió placenteramente. No tengo el prejuicio que tenía al principio, cuando quería escapar de la idea de Soda Stereo”.

De los shows en directo para promocionar su nueva obra, Cerati rescata la amplitud tímbrica que permiten tres guitarristas en vivo. Además de Richard Coleman lo acompañará Gonzalo Córdoba y la voz de Anita Álvarez. La cita será el sábado, en la Universidad Simón Bolívar.

—¿Cómo afronta el hecho de producir un álbum conceptual en una época en la que, a causa de Internet y otros fenómenos, los sencillos cobran más fuerza?

—Me encontré con que las canciones tenían un sentido integral. Es un poco anacrónica la idea, en el sentido de hacia dónde van las agujas del reloj, pero uno siempre puede hacer una cosa diferente. Sí hay cierto espíritu romántico “sententista” que flota sobre el disco. Lo busqué en el sonido y en el arte. Seguramente ya está rodando por allí en mp3 o en algún shuffle, pero hago fuerzas para que trate de entenderse el mensaje.

—¿Siente que la gira de reencuentro con su banda de siempre tuvo algún efecto en el sonido de Fuerza natural?

—Sí, sobre todo de una manera dialéctica. 2007 fue un año concentrado en la vuelta de Soda. Me dediqué a eso completamente y después me tomé un tiempo, un poco a contramarcha de toda esa adrenalina. Sin embargo, lo veo más dialéctico con respecto a Ahí vamos, que es de distorsiones, de power rock. Esta vez preponderó la psicodelia, el folk, el blues, etcétera.

—¿Qué hay detrás del uso del antifaz y el caballo?

—(Risas) Es un tributo a las tapas hipnóticas que tanto me apasionaban, que llegaban a Argentina después de siete años del lanzamiento. Como en el caso de Pink Floyd, que mostraba pinturas que parecían reales pero eran cosas totalmente ficticias. Vi una película que se llama Special (2006), sobre un tipo que se cree superhéroe. Y me sirvió una línea del diálogo, en la que habla de fuerzas naturales. De ahí surgió el título y la imagen de este caballero apocalíptico y misterioso.

—¿Cómo se sintió después de participar en el festival Argentina Abraza a Chile?

—En los países limítrofes no hay enemistad real entre las personas, pero hay una especie de pica. Es como que somos hermanos pero nos estamos codeando todo el tiempo, y con Chile hay algo de eso. Entonces, ver a miles de personas con banderas chilenas y miles de alimentos me hizo sentir realmente bien, muy contento de ser parte de este pueblo, lo cual no me ocurre muy seguido. No hubo nada que no fuera movido por nosotros mismos, y fue muy lindo. Me dio la sensación de que las diferencias desaparecen si pasan cosas de este tipo.


—Fito Páez habló de un proceso que llamó “aniquilación cultural”, cuando comparó los espacios gigantes que tienen artistas como Ricardo Arjona al lado de otros como Charly García. ¿Cree que exista tal proceso?

—No sé. Es obvio que prefiero a Charly, no porque sea argentino, sino porque está más cercano musicalmente, pero siempre hemos coexistido con cosas más lazy, más vagas, con más intenciones comerciales. Es mejor mirar al otro lado. La gente que va a verlo es porque le gusta, quizá. Fito es un artista al que quiero y admiro profundamente, pero fue desafortunado el comentario. Aunque quizá no... porque está promocionando su disco (risas).

—¿Cómo lidia con los momentos de agotamiento creativo?

—Con el tiempo he notado que conozco mis biorritmos, he aprendido a esperar, porque no vale la pena forzar algo que no se da naturalmente. Después de Soda (la gira Me verás volver, 2007) estuve casi un año sin hacer nada, ni una sola canción, esperando que mi antena se renovara. Afortunadamente ya no tengo que correr detrás de nada. Si viene, maravilloso. Si no viene, pues me dedicaré a hacer cuadros, ¿qué sé yo? Escribir no es algo tan vital como antes.

Lea la entrevista a Gustavo Cerati en su versión original.