• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El público dijo adiós con sus aplausos

Entierro de Mónica Spear / Gerardo Guarache Ocque

Entierro de Mónica Spear / Gerardo Guarache Ocque

Como estaba pautado, a la 1:00 pm los restos de Mónica Speary su ex esposo Henry Thomas Berry recibieron cristiana sepultura en el Cementerio del Este. Una multitud le tributó una ovación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cerca de la 1:00 pm, como estaba pautado, fueron enterrados los cuerpos de Mónica Spear y su ex esposo Henry Thomas Berry en el Cementerio del Este. 

La multitud, que desde temprano se acercó al lugar, y que tuvo su momento para aproximarse a la artista y despedirse, la acompañó hasta final.

Familiares y amigos continuaron su recorrido hasta el lugar donde ahora reposan los restos de la pareja. El resto debió mirar el ritual desde la montaña, compartiendo palabras de admiración e indignación. Todos continuaron aplaudiéndola con fuerza.

Más temprano

Cuando faltaba menos de una hora para que retiraran los cuerpos de Mónica Spear y su esposo Henry Thomas Berry, las puertas de la capilla VI del Cementerio del Este aún estaban abiertas. El actor Manuel “Coco” Sosa, pareja de la actriz en la exitosa telenovela de RCTV Mi prima Ciela, llegó acompañado por tres escoltas y se sumó al grupo de artistas y amigos que desde temprano estaban en el lugar.

Mientras decenas de personas, curiosos y fans, hacían colas para despedir a la Miss Venezuela 2004, un par de cantantes se acompañan por una pista y una guitarra para interpretar una selección de temas ajustados a la ocasión. Uno de ellos fue “Ya no llores por mí”, del dúo de música cristiana Tercer Cielo. En minutos, los ataúdes fueron llevados a campo santo.

Ya fue celebrada la misa a puerta cerrada para darle descanso a los cuerpos de Mónica Spear y su esposo, Henry Thomas Berry. Un coro cristiano le cantó y sus voces resonaron fuera. También se sintió un aplauso. Una multitud aguardaba y miraba con detalle quiénes entraban y quiénes salían. En el instante en el que las puertas se abrieron, sólo se vieron rostros de dolor. Algunos se quejaban. Hubo gente de todas las edades: “¡Yo quiero verla!” Y fueron tantos los que tenían ese deseo que la funeraria corrió la hora del entierro, que estaba pautado para las 11:00 am, hasta la 1:00 pm.

Un encargado se vio obligado a organizar a la visita: “¡Una sola cola, por favor! Les pido paciencia y respeto. Les voy a permitir entrar. No pueden pasar con cámaras. Los celulares en los bolsillos. ¿De acuerdo?".

A pesar de la multitud se mantuvo el silencio, pero cuando se veía algún movimiento en la capilla, el murmullo se convertía en bullicio y, por momentos, se rompió el tono solemne de la ocasión y la escena se pareció más a una de esas colas habituales en la Venezuela actual.

A un costado destacaba el mensaje de una pancarta que extendió un grupo de jóvenes de Asodeco, fundación que procura mejorar la vida de personas con discapacidad, de la que la actriz era fiel colaboradora:

“Por siempre serás nuestra Embajadora”, le dijeron. Al otro lado se reunieron amigos, que además son estrellas de la televisión nacional. Carlos Cruz conversó con Ivette Domínguez y Amanda Gutiérrez.

Estuvieron presentes Nacarid Escalona, Sabrina Seara y Mariangel Ruiz. También se les sumaron el humorista Laureano Márquez, el escritor José Simón Escalona y, por un rato, estuvo el cineasta Carlos Azpúrua. Y Norkys Batista secó sus lágrimas con sutileza bajo sus lentes oscuros. Algunos presentes llevaron en su ropa el logo de RCTV, el canal en el que fue trasmitida la telenovela Mi prima Ciela, en la que hizo uno de sus papeles más exitosos.