• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Enghel llegó dispuesto a repartir besos variados y surtidos

“Se busca novia” es el primer corte promocional de un disco en el que conviven el merengue, la bachata y el pop latino

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Enghel es una especie rara en el mercado pop latinoamericano. Aunque parezca un disparate, no es tan común que un artista conozca tan a fondo ese álbum que firma con su nombre. El caraqueño, que pertenece a una familia del oriente venezolano, editará a finales de mes su disco debut Besos variados y surtidos, del que se desprende un primer corte promocional que lleva por nombre “Se busca novia”.

El título de la obra, recuerda el cantautor, proviene de una frase que solía emplear para despedirse de sus amigas. Ahora es parte de un proyecto en el que conviven la bachata, el merengue y también el pop, aunque “el swing latino está presente en todos los temas”.

Enghel Gabriel Mata, ahora comunicador social de la Universidad Católica Andrés Bello, comenzó su recorrido artístico a los 11 años de edad, cuando compuso el tema más antiguo de su primer trabajo como solista. Otros fueron parte de un proyecto adolescente, germen de una banda de blues y rock n’ roll llamada Sitcom, que editó un disco sin éxito comercial.

El cantautor decidió ser músico tras escuchar a The Beatles y confiesa su admiración por Franco de Vita. Sin embargo, cree que en Besos variados y surtidos está más claro el influjo de artistas como Juan Luis Guerra y Carlos Vives.

“A pesar de lo rocanrrolero, siempre fui pachanguero. Mi profesor virtual de canto fue Héctor Lavoe”, señaló. En sus inicios era su propio manager, productor y jefe de prensa. Ahora cuenta con un equipo multidisciplinario con el que aspira a conquistar audiencias dentro y fuera del país.

Enghel, que fue compositor de la editora estadounidense Peer Music, presentó recientemente el videoclip Se busca novia, dirigido por el cubano Yusnel Suárez. En el disco, que se grabó entre Nashville, Miami, Puerto Rico y Caracas, trabajó con el productor Arturo Cabrera y contó con un staff que envidiaría cualquier artista consagrado. Por ejemplo, las baterías y parte de la percusión las grabó Richard Bravo, integrante de la banda de Juanes. También participaron los bajistas Henry Paul Díaz y Rodner Padilla, asociado a la Movida Acústica Urbana, y en las baladas tocaron miembros de la Sinfónica de Venezuela. También estuvieron Luis Aquino, trompetista de Juan Luis Guerra; Domingo Pagliuca, trombonista de Gilberto Santa Rosa; y Julio Flores, de Guaco.