• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Eloísa Maturén se viste de Carmela

Maturén no descarta volver a producir el Festival Viva Nebrada  | Marc Tousignant

Maturén no descarta volver a producir el Festival Viva Nebrada | Marc Tousignant

La bailarina y periodista se monta en las tablas del Stella Adler Theatre con la pieza ¡Ay, Carmela! del dramaturgo español José Sanchis Sinisterra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Eloísa Maturén no oculta su emoción al hablar de la actuación. “Ha sido como un renacimiento”, señala quien hasta hace unos años era reconocida como bailarina y periodista. No ha dejado atrás su pasión por la danza, pero en el teatro y el cine encontró, luego de protagonizar Liz en septiembre, otra manera de expresarse.

Con poca experiencia en el arte de actuar, en los últimos meses Maturén ha estudiado en la prestigiosa escuela Stella Adler. “Hacer la película fue una confirmación absoluta de que lo que quería hacer era actuar. Y para ello debía prepararme, dedicar mi tiempo y mi disposición para entrenarme, aprender y tener una base para ser libre. Desde hace un año y medio estoy ahí, y me siento de nuevo como una estudiante universitaria. La actuación ha sido una bendición”, asegura por teléfono desde Los Ángeles.

El próximo fin de semana Maturén se montará en las tablas del Stella Adler Theatre con el protagónico de la obra ¡Ay, Carmela! del dramaturgo español José Sanchis Sinisterra. Su debut en el teatro angelino está flanqueado por un talentoso equipo: Frank Gehry diseñó la escenografía, el ganador del Pulitzer Nilo Cruz hizo la adaptación de la obra al inglés, Alberto Arvelo la dirigirá en escena y la música de la pieza fue compuesta por Gustavo Dudamel.

La bailarina no descarta producir una nueva edición del Festival Viva Nebrada. Quería hacerlo este año, pero su compromiso con el teatro se lo impidió. Entre las clases y los ensayos, Maturén se dedica a Martín, el hijo de 4 años de edad de su matrimonio con Dudamel.

“Estas semanas han sido muy intensas. Sobre todo porque tengo varios números de flamenco y como yo no soy bailaora le tengo que poner el doble de esfuerzo. Es difícil, pero uno siempre encuentra la manera. Trato de que mis fines de semana sean de Martín y si tengo una mañana libre lo fugo del colegio. Creo que es así para las madres trabajadoras, pero siento que él siempre va a estar contento de que me sienta realizada”.

Mientras tanto, en Los Ángeles, la artista encontró una familia. “Los venezolanos aquí nos apoyamos. Nuestro gentilicio prevalece. La comunidad de venezolanos se está fortaleciendo, hay un grupo maravilloso aquí y todos estamos en la onda de estar presentes para lo que otros necesiten. Es más fácil si vamos todos juntos”.

Acerca de su divorcio del director de la Filarmónica de Los Ángeles, Maturén comenta que han llevado el proceso como amigos. “Gustavo y yo entendemos que siempre vamos a ser una familia aunque no estemos juntos. Tenemos la fortuna y la madurez de enfrentar esto con ese espíritu. Más allá de cualquier cosa, tenemos a Martín que es lo más extraordinario que nos ha pasado. Poco a poco hemos allanado el camino para tener una amistad maravillosa”, finaliza.