• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ekaré fue postulada en la Feria de Boloña

Carmen Diana Dearden, escritora, traductora y editora, es una de las fundadoras del sello Ekaré | Foto: Leonardo Noguera

Carmen Diana Dearden, escritora, traductora y editora, es una de las fundadoras del sello Ekaré | Foto: Leonardo Noguera

La empresa, con más de 30 años de historia, estará presente en la fiesta que se celebrará entre el 25 y 28 de marzo en Italia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La venezolana Ekaré fue postulada en la categoría de Mejor Editorial Infantil de la Feria del Libro de Boloña, Italia.

El sello se destaca en el apartado, en el que también figuran Cosac Naify, de Brasil, y tres editoriales mexicanas: el Fondo de Cultura Económica, Ediciones Tecolote y Petra Ediciones.

Ekaré, que estará presente en la cita que se celebrará entre el 25 y 28 de este mes, posee un catálogo de más de 150 cuentos y está acostumbrada a las distinciones internacionales por la calidad de sus trabajos. No sólo se trata de lo impecable de los textos, sino de la magia que despiden sus presentaciones gráficas.

Entre sus publicaciones galardonadas, en este caso las que brillaron en 2009, se encuentran La merienda del señor Verde de Javier Sáez Castán, que fue incluido en el catálogo de la White Ravens –una lista de los mejores libros infantiles hecha por la Biblioteca Internacional de la Juventud de Alemania–, y El contador de cuentos Saki, ilustrado por Alba Marina Rivera, que curiosamente se llevó el Premio Bologna Ragazzi New Horizons. El año pasado, Un abuelo, sí, escrito por Nelson Ramos Castro e ilustrado por Ramón París, fue seleccionado para formar parte de la trigésima segunda edición de la lista Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes del Banco del Libro, entre un total de 124.

Ekaré, con sedes en Caracas, Santiago de Chile y Barcelona (España), fue fundada hace 34 años, cuando Verónica Uribe y Carmen Diana Dearden, escritoras, traductoras y editoras, se propusieron crear un sello de libros infantiles en Venezuela, lo cual para entonces lucía como un imposible porque la mayor parte del material de lectura para los pequeños provenía de España y Argentina. La dedicación de ambas, sin embargo, convirtió la iniciativa –cuyo nombre significa “cuento” en idioma pemón– en la editorial infantil nacional más reconocida tanto en el país como en el exterior.