• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Edymar Martínez: “Me siento una celebridad”

“Las misses venezolanas no tenemos secretos”, dijo sonriente Miss International 2015 | Foto EFE

“Las misses venezolanas no tenemos secretos”, dijo sonriente Miss International 2015 | Foto EFE

La veinteañera regresó de Japón sin la corona. Aseguró que haría una réplica para llevársela a la Virgen del Valle cuando visite su casa y se reencuentre con la familia. Miss International 2015 quiere ser modelo de Victoria’s Secret

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

V olvió al país como una reina, pero sin corona. Triunfante, con una sonrisa inagotable y en un traje verde de Carolina Herrera, Edymar Martínez compartió con la prensa sus anécdotas de Japón. 

Narró lo difícil que le resultó encontrar una comida que disfrutara, recordó el dinero que le prestó a la representante de España para que arreglara su traje típico y sobre su miedo al fracaso, aunque admite que su vida ha sido plena. 

"Las misses venezolanas no tenemos secretos; sino una preparación completa, un gran equipo y nuestras ganas de luchar", señaló la joven adicta a las redes sociales. Dice que le gusta postear todo sobre su vida y ya en Instagram superó los 230.000 seguidores: "¡Me siento una celebridad!". 

En uno de los auditorios de Venevisión, la veinteañera que se convirtió en la séptima venezolana en obtener el título de Miss International, afirmó que a pesar de que el presidente de Mikimoto, empresa encargada de elaborar las coronas del concurso, no le había permitido traerse la suya, ella haría una réplica en el país. Quería llevársela a la Virgen del Valle. 

Aún no conoce la agenda de actividades que llevará como embajadora de la belleza. 

Tampoco le han mencionado los premios que le corresponden, pero espera sean tan buenos como los regalos que recibió. 

La modelo recordó con cariño las respuestas de alegría de su familia, de su novio y sus amigos. En especial la de su mamá: "Cuando la llamé y le conté, lo primero que me preguntó fue: `¿Comiste?’ Y cuando le dije que solo una mandarina ella me regañó. Estaba más pendiente de mi alimentación que de felicitarme". 

Luego de un año de preparación en pasarela, oratoria y maquillaje, Martínez viajó a Tokio a mediados de octubre para hacerse un nombre en el Miss International. Asegura que su objetivo era hacer amigas. Dice que lo logró. 

Y que entre los principales retos estuvo controlar su cabello: "No quería agarrar forma. 

Dormía todas las noches con bucles, pero al despertar se caían". 

Suaviza los episodios de estrés con los lindos recuerdos de la ciudad. "Después del triunfo me relajé, ya no llevaba el peso de tener que ser siempre perfecta. Y fui a Disney Tokio, soy amante de Disney, veo todos sus canales". 


Sobre su estadía en el país asiático admira la relación que tienen sus habitantes con la cultura: "Veía gente en la calle con kimono. Me gustaría ver gente por las calles con liqui-liqui". 

En relación con el futuro no tarda en responder que su deseo es convertirse en modelo de Victoria’s Secret. 

"Yo estudiaba Turismo, no porque me gustara sino que era para lo que me alcanzaba el dinero. Pero mis gustos han cambiado; van hacia la estética corporal, la belleza. Ahora es que estoy descubriendo el mundo".