• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Eduardo Sanabria: “Cuando comencé nunca imaginé que iba a tomar el lugar de Zapata”

Eduardo Sanabria, caricaturista | Foto:edoilustrado.wordpress.com

Eduardo Sanabria, caricaturista | Foto:edoilustrado.wordpress.com

El caricaturista, conocido como Edo, comienza hoy una etapa con El Nacional. Defiende la labor del humorista como crítico del poder. A pesar de los tiempos adversos, cree que es importante mantener los espacios para la crítica 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera vez que Eduardo Sanabria vio una caricatura de Pedro León Zapata tenía aproximadamente 10 años de edad. Su mamá era asidua lectora de la prensa y lo primero que hacía cuando ella dejaba a un lado el periódico era ver los "Zapatazos", que se empezaron a publicar en El Nacional en enero de 1965. 

“En esa época me costaba bastante entender lo que me querían decir, era algo indescifrable. Sin embargo, empecé a interesarme mucho por la política, por lo que ocurría en el ambiente en el que vivía. Me llamó mucho la atención cómo él combinaba imagen y verbo. Crecí viendo su obra y quise dedicarme al humor gráfico, pero cuando comencé nunca imaginé que iba a tomar el lugar de Zapata”, dice el artista, que desde hoy se convierte en el caricaturista de El Nacional. Los lunes y jueves se mantendrá la tradición de publicar la obra de Zapata.

Esa aspiración encontró una oportunidad en los años noventa, cuando sus trazos comenzaron a hacerse públicos. “Recuerdo clarito la primera caricatura. Aparecía el entonces presidente Rafael Caldera con su ministro de Hacienda, Julio Sosa Rodríguez. Estaban encima de unas tortugas y ambos preguntaban cuál era el apuro si ya habían arrancado”, cuenta sobre la imagen que fue publicada en El Diablo de Caracas, un suplemento sarcástico sobre la actualidad nacional que publicaba El Diario de Caracas para competir con El Camaleón

La agudeza empezó a caracterizarlo, así como el seguimiento de la actualidad que exige el oficio. El humorista no debe tener cabos sueltos en medio de la vertiginosidad de los acontecimientos. La pertinencia de su trabajo comenzó entonces a verse recompensada con el reconocimiento del público. 

“Sin duda ahora es un poco más difícil. En Venezuela pueden ocurrir diversos hechos relevantes al mismo tiempo o surgir uno casi que a cada hora. Además, hay que sumar la crisis del papel. Esos elementos han hecho cuesta arriba la labor del humorista gráfico. Afortunadamente existen las redes sociales y medios como El Nacional que siguen siendo una vitrina para el pensamiento disidente, como debe ser el periodismo y el humor. Debemos estar en la acera de enfrente. Los que no lo están, tienen todo el derecho, pero la esencia es otra. El origen es estar en contra del poder”.

Edo cuenta que cuando lo llamaron para tomar el lugar de Zapata lo primero que hizo fue comunicarse con Mara Comerlati, viuda del artista fallecido en febrero de 2015.

“Quise conversarlo con ella para recibir de alguna manera su bendición. Estamos hablando de continuar un legado muy grande, tomar las riendas de la continuación del humor gráfico en este país. Claro, es un vacío que no se puede llenar. Pedro León es irrepetible, ni yo ni cualquier otro podrá ocupar ese lugar como él lo hizo. No se puede imitar algo que prácticamente era perfecto”.

En 2005 y 2008 ganó el Premio Pedro León Zapata, que entrega El Nacional. “Concursé durante cinco años. En esta oportunidad casi no lo envío, pero a última hora logré hacerlo y mira: me lo gané”, declaró al diario la primera vez que recibió el reconocimiento. 

Esas oportunidades le valieron no solo estrechar la mano de Zapata, sino también escuchar algunos consejos. Durante esos años Edo había cobrado relevancia por su trabajo en El Mundo.

Sanabria no solo debuta en El Nacional, sino también clausura hoy la exhibición de su obra como artista plástico en Artexpo de Nueva York, otra vertiente de su oficio que lo ha llevado a recorrer varios países. 

“La caricatura de hoy muestra a Zapata mientras me entrega el testigo, un lápiz para continuar la obra. En ella le doy las gracias por cómo él influyó en mí y de esa forma acepto esta etapa”.

Edo, de 45 años de edad, dice que le gustaría ser recordado como un humorista gráfico y artista plástico en el que la gente encuentra un trabajo interesante. "Uno necesita generar opinión, es parte de mi compromiso social". 
 
Mara Comerlati: Hay mucho que mostrar

Mara Comerlati considera justa la decisión de que sea Eduardo Sanabria la persona que tome el lugar que ocupó Pedro León Zapata desde la década de los años sesenta en el diario El Nacional

“Pedro León consideró hasta el final que estos años eran muy buenos para el humorismo, que nunca había habido tantos caricaturistas de tan buena calidad. Edo tiene un dibujo personal y una chispa e ingenio increíbles. Las ideas le surgen muy rápido, uno lo puede constatar en las redes sociales. Pertenece a un grupo de caricaturistas muy buenos, frontales, que dicen lo que se tiene que decir”, expresa. 

Comerlati, que también trabajó como periodista en El Nacional, recuerda que aún hay mucho material del artista que la familia desea poner al alcance del público. “No hemos decidido cómo será. Aún no me acostumbro a la ausencia de Pedro León. Eso me ha trabado un poco, no he podido concretar muchas actividades profesionales. Tal vez creemos una fundación y sucesivamente un museo, pero probablemente sobrepase la capacidad de la familia. Necesitaríamos el respaldo de una empresa privada o institución pública, pero en este momento no es fácil. El país tendría que tomar otra dirección”.