• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Eduardo Álvarez desnuda la intimidad de un país

Eduardo Álvarez | Williams Marrero

Eduardo Álvarez | Williams Marrero

El fotógrafo retrató varias tipologías para mostrar la belleza de la diversidad de la figura humana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El desnudo humano siempre ha sido objeto de contemplación y de devoción en el campo de las artes. La pintura, la escultura, el cine y la fotografía han representado las figuras de hombres y mujeres en la intimidad. Como creador, a Eduardo Álvarez lo cautivó ese género, lo pulcro de la desnudez, la belleza de poder capturar con su lente la esencia de una persona, sin corazas, sin coberturas, sin ataduras.
Hace más de una década empezó a retratar a conocidos, amigos y modelos en su estado natural y desde ese momento no ha podido dejar de hacer fotos de desnudos. Su pasión lo llevó hace cuatro años a emprender un proyecto editorial, Desnudarte. Una Venezuela sin tabú, que fue publicado por Los Libros de El Nacional, en el que muestra al país y su gente desde su esencia.
“Nuestras ropas nos sirven como una especie de coraza en la que escondemos nuestra alma, y en ocasiones no nos permite conocer realmente al otro. Eso es lo que más me atrae de retratar desnudos, además de la belleza del cuerpo humano, que es una obra de arte en sí”, expresó el fotógrafo, que es director de la Academia de Artes Visuales Chaplin.
El libro reúne más de 100 fotos tomadas por Álvarez en diferentes épocas. Hay espacio para todos los cuerpos: voluptuosos, planos, curvilíneos, macizos, esbeltos. La mayoría de las imágenes muestra a mujeres, pero también hay lugar para los hombres en poses que asemejan a las esculturas griegas que se encuentran en los museos del mundo. Hay también extremos, desde embarazadas hasta dúos eróticos.
“En la publicación hay menos fotografías de hombres que de mujeres porque, aunque parece raro, a ellos le cuesta mucho más desnudarse. Ellas aceptan su cuerpo. En este libro queríamos incluir todas las tipologías de cuerpos y por eso el casting fue abierto. No hubo restricciones, salvo que fueran mayores de edad”, señaló Álvarez.
Desnudarte. Una Venezuela sin tabú fue bautizado la semana pasada en la sede del diario El Nacional. El actor Antonio Cuevas fungió como padrino de la obra. La gerente de la Unidad de Libros de El Nacional, Rosalexia Guerra, expresó en la actividad su satisfacción por presentar la publicación que inaugura otra etapa para la editorial. “Dentro de nuestro catálogo no hay libros de fotografías y menos de desnudos. Esto nos permitirá más apertura. Las imágenes de Eduardo Álvarez están llenas no sólo de erotismo sino de intimidad; nos brinda una desnudez en la que es posible encontrarnos todos”.
Las modelos que posaron para las imágenes de la publicación y el equipo de producción acompañaron al fotógrafo en la tarima, mientras Cuevas lanzó pétalos rosados sobre la carátula de Desnudarte. Una Venezuela sin tabú.
Emocionado, Álvarez expresó que la experiencia fue tan grata que ya trabaja en la continuación del proyecto, al que piensa llamar Desnudando a Venezuela: “Estoy escribiendo un decálogo del desnudo en la fotografía y trabajo en el segundo. Aunque siempre me ha gustado el desnudo clásico y en la segunda etapa seguiré con ese género, lo llevaré a exteriores, para romper con el esquema del estudio. Este segundo libro será una mezcla no sólo de talentos sino de espacios icónicos. Por ejemplo, el cerro Ávila, El Calvario, Mérida… para mostrar la belleza del país a través del desnudo”.