• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Edgar Sánchez no le tiene miedo al pasado

Edgar Sánchez | Foto Manuel Sardá

Edgar Sánchez | Foto Manuel Sardá

"Los museos en Venezuela dejaron de ser ambiciosos visualmente", dice el maestro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Edgar Sánchez decidió volver a los recuerdos de su infancia apartándose del prejuicio que persigue a muchos artistas, el mantenerse en la contemporaneidad.

Esencia del paisaje es un retorno sensible a su niñez. A los colores verde y naranja que se instalaron en su memoria de los atardeceres de Aguada Grande, el pueblo larense donde nació hace 74 años. De ahí surgieron los cuadros de su más reciente serie creativa, que se exhibirán desde el domingo a las 11:00 am en la Galería D’Museo del Centro de Arte Los Galpones.  

“Mi conflicto estaba en retratar la realidad o la verdad”, reflexiona el maestro frente a sus obras. “Sentía que la verdad es esa parte de la realidad que hacen los hechos más duraderos y creíbles. Eso lo tiene la pintura. Para crear esa fantasía tiene que estar afianzada en algo concreto, sólido. No me importó irme a una temática tan particular como es el paisaje. Me enfrento a este momento sin el prejuicio de tener que estar en la contemporaneidad, sino de volver al pasado. El reto estaba en darle una visión personal a todas aquellas vivencias y recuerdos”.

No hay sencillez en estos paisajes. Es un ejercicio de madurez demostrado en el dominio de la técnica puntillista. El artista difumina las formas, creando una atmósfera melancólica que transita entre los recuerdos y lo que pudo ser verdad. “Cuando tomo un tema de forma tan directa pienso que puedo trascender con mayor fuerza que si me metiera en la corriente. Haciendo algo que pueda ser tradicional entre comillas, estoy siendo más elocuente en una búsqueda nueva”.

En Esencia del paisaje no hay recuerdos concretos de formas o personajes. “Son imágenes fantasiosas de algo que estaba en mi percepción. Es decir, ¿donde está lo real, lo imaginario, lo verdadero?”, se pregunta el artista. “Según Javier Marías el compromiso de la ficción está en crear o lograr la verosimilitud. Lo verosímil se avizora como lo real sin ser la realidad misma”.

El presente. En la escala cromática de estos paisajes también hay mucho del Ávila, que contempla desde el balcón de su casa. “Sobre todo me nutro de verlo en los días húmedos. Sientes que la montaña te conecta con una parte de tu existencia. Sin poder precisarlo, sé que muchas de las cosas del Ávila están acá”. Sánchez no puede dejar de ver a la ciudad como un todo. “Imagino el mundo de la Casa tomada de Julio Cortázar, en donde el espacio se va acortando en torno al protagonista, hasta que lo asfixia. Vivo en Caracas y lo he sentido en carne propia. No puedo recrearme en el aspecto intelectual. Los museos en Venezuela dejaron de ser ambiciosos visualmente y se convirtieron en apéndices ideológicos, cosa que me parece un desastre para la cultura”.

El maestro, sin embargo, considera que todavía la gente en el país siente curiosidad por las artes plásticas y por sus obras. “Siento tranquilidad en el presente. Después de ver en esta exposición que cada obra se mantiene, que son parte de un engranaje sólido, digo que estoy en el camino correcto”.

Esencia del paisaje
Galería D’Museo, Centro de Arte Los Galpones, Octava Transversal con avenida Ávila. Los Chorros
Inauguración: domingo, 11:00 am
Entrada libre