• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Edgar Ramírez se siente privilegiado

En Point Break Ramírez encarna a Bodhi, líder de un grupo de ecoterroristas

En Point Break Ramírez encarna a Bodhi, líder de un grupo de ecoterroristas

El actor asegura que su corazón siempre está en Venezuela. “Mi casa está allá. Es mi país y lo adoro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El venezolano Édgar Ramírez, candidato al Emmy y al Globo de Oro por su papel en la miniserie Carlos (2010), se lanza a su primer papel protagonista en Hollywood con Point Break y afirma en una entrevista con EFE que se siente privilegiado.

Ramírez, luego de escalar en la industria con papeles secundarios en Zero Dark Thirty (2012), The Counselor (2013) o Deliver Us from Evil (2014) lidera el reparto de la nueva versión de Point Break, el popular thriller de 1991 con Patrick Swayze y Keanu Reeves. Y lo estrena el mismo día en que llegan obras de pesos pesados como Quentin Tarantino (The Hateful Eight), Will Smith (Concussion), Mark Wahlberg (Daddy's Home), Leonardo DiCaprio (The Revenant) o Jennifer Lawrence con Joy, una cinta en la que aparece también Ramírez como el ex esposo de la protagonista.

“Esto es algo que no puedes planificar –admitió el actor de 38 años de edad–. Me parece emocionante y me siento privilegiado. Realmente no he parado en estos años y no me ha dado tiempo a reflexionar. No tengo la distancia suficiente aún como para darme cuenta de lo que estoy logrando”, expresó.

La trayectoria del intérprete de San Cristóbal ha sido vertiginosa. Tanto es así que Ramírez relata con total naturalidad cómo pasó la noche de Acción de Gracias junto a DiCaprio y Bob Weinstein, productor de The Hateful Eight, y ni siquiera hablaron de que sus películas competirían en Navidad. “Espero que a todos nos vaya bien porque estás entre colegas. Compito con mis amigos y mis panas. Es un fin de semana con grandes expectativas en la taquilla”, dijo.

Y la espectacularidad de Point Break espera encontrar su hueco. El filme cambia los escenarios de Venice Beach por una aventura global con trasfondo medioambiental en la que un joven agente del FBI (Luke Bracey) se infiltra entre un grupo de atletas de élite, sospechosos de llevar a cabo actividades delictivas de alto riesgo.

“La rebelión contra el sistema y la inconformidad une a las dos películas, pero las formas son distintas. En la original había una rebelión más simbólica. Robaban bancos para financiarse el verano eterno. Aquí hay un activismo y una militancia radical. Los ladrones son ecoterroristas. Estos tipos no están jugando”, valoró Ramírez, que encarna al líder de ese grupo, Bodhi.

El venezolano estaba a punto de tomarse un período de descanso cuando recibió el guión del proyecto. “Me quedé sin vacaciones, pero me fui alrededor del mundo por seis meses. El guión me emocionó y cuando vi que una de las escenas se desarrollaba en el Salto Ángel (en Venezuela), para mí fue una señal inequívoca”, rememoró el actor.

Para el próximo año Ramírez guarda Hands of Stone, Gold y The Girl on the Train. “Mentiría si dijera que fui el niño que creció soñando con estar en películas –reconoció–. Quería hacer algo diferente cada día. Aunque con perspectiva, eso tiene mucho que ver con el perfil de un actor”, indicó este hombre que se ve a sí mismo como un nómada.

Así ha sido su vida desde niño, siempre con una maleta en la mano y dispuesto a conocer nuevos países. Pero su corazón siempre está en Venezuela. “Mi casa está allá. Es mi país y lo adoro”, concluyó.