• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ed O’Neill, un esposo alivianado

Ed O''Neill / Reuters

Ed O''Neill / Reuters

Aunque Sofía Vergara ha deslumbrado en “Modern Family”, el actor se dice satisfecho por sus logros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La serie Modern Family ha dado reconocimiento a casi todo su elenco, pero hay alguien que ya no se preocupa por eso: Ed O’Neill, de 66 años, el más veterano del cuadro de actores que participa.

Con 40 años de carrera, el histrión ganó popularidad primero en la pantalla chica al permanecer 10 años con el personaje de Al Bundy en la serie Married with children, y ahora en Modern family, hombre maduro con dos hijos adultos y a la vez casado con una despampanante colombiana mucho más joven que él (Sofía Vergara).

Aunque los reflectores se han centrado en la actriz, O’Neill lo considera “algo natural” y no se preocupa porque ya goza de reconocimiento propio, como tener su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

“Mi mánager me llamó un día y me dijo: ‘quieren darte una estrella’ y yo pregunté ¿por qué?, me imagino a gente como Marilyn Monroe, Cary Grant, Clark Gable pero ¿Ed O’Neill?. Siempre pensé que era una cosa extraña tener mi nombre en el pavimento, pero a mis dos hijas les encantó”.

Sus dos hijas Sofía y Claire, lo acompañaron el día que develó la estrella con su nombre, al igual que sus dos esposas en Married with children y con Sofía Vergara.

“Ese día le di las gracias a Sofía y a Katey por acompañarme, y le dije al productor Steve Levitan: Estoy un poco emocionado porque ahora mismo, en alguna parte del mundo, está naciendo una niña hermosa bebé, que va a crecer para ser mi próxima esposa en la tv”.

Querido por sus colegas

El actor ha sido dos veces nominado al Emmy, y aunque no ganó en la pasada entrega, se dio por bien servido con los premios que recibió Modern family, que mañana estrena su cuarta temporada por Moviecity.

“Para mí ya era casi vergonzoso estar ahí, habíamos ganado todos los premios, y yo he sido de esos tipos que criticaba cuando un programa se llevaba todos; decía: ¿Frasier ganó otra vez?, ¿Qué no hay otro programa que puedan premiar?, pero por supuesto, cada año quieres ganar, se vuelve algo adictivo, ¿sabes?”

Al final del día, dice O’Neill, hoy está disfrutando mucho más sus logros. “Estoy recibiendo mucho más reconocimiento de mis colegas, por ejemplo, difícilmente hubiera conocido a Helen Mirren en una tienda de comestibles y que se acercara para decirme: ‘Querido, la serie es brillante’, o que Spielberg me dijera: ‘Puedo ver el programa y no me cansa, soy un padre como Jay”.