• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Un Esclavo de Dios visto por un cosmopolita

Para Novoa, Esclavo de Dios encierra un mensaje de tolerancia, “pero hay que ver la película hasta el final” | Cortesía Joel Novoa Producciones

Para Novoa, Esclavo de Dios encierra un mensaje de tolerancia, “pero hay que ver la película hasta el final” | Cortesía Joel Novoa Producciones

Joel Novoa Schneider, un joven que carga los apellidos de célebres directores, se sintió atraído por un tema opuesto a su educación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con una vieja cámara, Joel Novoa Schneider, fugado del kindergarten a los 6 años de edad, hizo unas fotos durante el rodaje de una película de su papá, Sicario (estrenada en 1995), que luego se usaron como material de promoción. Es hijo de los cineastas José Ramón Novoa y Elia Schneider, que ya tuvieron propios y suficientes problemas, como aquella vez que las autoridades del Instituto Nacional del Menor casi impidieron la proyección de un filme de la última, Huelepega (2000).

Desde el próximo viernes, Joel, de 27 años de edad y que en algún momento de su vida pretendió eludir el destino y se graduó de abogado (no ejerció más de un año), saldrá como un hombre de acero a enfrentar polémicas con Esclavo de Dios, viaje a la mente de un fundamentalista musulmán que participa en el atentado a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina. El 18 de julio de 1994 murieron 85 personas en Buenos Aires. Casi 19 años después, todavía no hay culpables.

William Castillo, presidente de TVES, fue uno de los que hizo “promoción” de Esclavo de Dios con un mensaje en Twitter el pasado mayo en el que alertó a Juan Carlos Lossada, presidente del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía: “Me informan que esta película financiada por el CNAC es propaganda israelí y antivenezolana”. El filme, que según el director es 50% de capital nativo y 50% internacional, también tuvo problemas para obtener financiamiento en Argentina por su tema, incómodo para el gobierno de los Kirchner.

“Algo de polémica es saludable. Pero antes de tirarle a matar a Esclavo de Dios, hay que sentarse a ver la película completa. Algunos de los que ya la vieron dijeron que es proisraelí, y otros, promusulmana. Creo que va a ser bien recibida en sectores moderados”, anticipa Novoa Schneider sobre su filme, que es de suspenso y narra una historia de ficción (parte de la acción transcurre en Venezuela), pero apoyado sobre una investigación de los hechos reales en Buenos Aires.

Kuwaití en Choroní. El hallazgo del protagonista da para otra película. Luego de buscar infructuosamente entre más de mil actores venezolanos a alguno que hablara árabe y tuviera el aspecto deseado, Novia Schneider se topó con un video grabado en la Universidad Santa María sobre un refugiado kuwaití con pasaporte de Eritrea que domina algunas artes marciales y en sus tiempos libres hace de DJ en Choroní. Ese personaje se llama Mohammed Alkhaldi y se convirtió en el intérprete ideal de Ahmed, huérfano de origen libanés casado con una venezolana, Inés (Daniela Alvarado), matrimonio que en realidad es sólo una fachada para su militancia por la causa palestina.

Como contrapeso hay otro personaje ideológicamente radical, un agente secreto del Mossad israelí. “La mayoría de las cosas de una persona nacen en su casa. Parte de mi familia es judía y conozco las tradiciones, pero fui criado con mucha independencia de las religiones. Me enseñaron a ver la realidad desde una perspectiva muy occidental. Nunca fui apegado a un Dios. Me cuesta mucho identificarme con un fundamentalista y por eso hice Esclavo de Dios: me atrae todo lo que es distinto a mí”, reflexiona el joven ciudadano del mundo, cuya película ya le sirvió para conseguir un contrato de trabajo internacional: dirigirá en Londres la segunda parte de I.D. (1995), filme muy popular en Inglaterra sobre policías infiltrados en colectivos de hooligans. Esta vez, los infiltrados serán terroristas musulmanes.


Esclavo de Dios

Suspenso. Venezuela, 2013

Director: Joel Novoa

Reparto: Mohammed Alkhaldi, Daniela Alvarado,  Vando Villamil, Laureano Olivares, Marialejandra Martín

Desde el próximo viernes en cines