• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

EEUU dice que Beyoncé y Jay-Z viajaron a Cuba en programa educativo

Beyonce y Jay-Z  saliendo de su hotel en La Habana | Foto: Enrique De La Osa/Reuters

Beyonce y Jay-Z saliendo de su hotel en La Habana | Foto: Enrique De La Osa/Reuters

El Tesoro inició la investigación del viaje de Beyoncé y Jay-Z a petición de dos congresistas republicanos de Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, que pidieron averiguar si éstos violaron las normas que regulan los viajes autorizados a la isla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Departamento del Tesoro de EE UU determinó este martes que la cantante estadounidense Beyoncé y su marido, el rapero Jay-Z, viajaron a Cuba la semana pasada como parte de un programa de "intercambio educativo", por un grupo autorizado para hacerlo.

El Tesoro inició la investigación del viaje de Beyoncé y Jay-Z a petición de dos congresistas republicanos de Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, que pidieron averiguar si éstos violaron las normas que regulan los viajes autorizados a la isla.

"Tenemos entendido que los viajeros en cuestión se desplazaron a Cuba conforme a un viaje de intercambio educativo, organizado por un grupo autorizado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para patrocinar y organizar programas de promoción de los contactos" con el pueblo cubano, explicó en una misiva Alastair M. Fitzpayne, secretario adjunto para asuntos legislativos del Tesoro.

En la misiva, divulgada por la oficina de Ros-Lehtinen, Fitzpayne precisó que la OFAC no restringe el contenido de las actividades educativas en la isla "siempre y cuando estén diseñadas para producir una interacción significativa con el pueblo cubano".

Además, los viajeros que cuenten con una agenda "a tiempo completo" de actividades educativas pueden también participar en actividades no educativas en su tiempo libre, agregó.

En cumplimiento de una ley de sanciones comerciales del año 2000, la OFAC prohíbe emitir licencias de viaje a Cuba para actividades turísticas, indicó el funcionario.

Para recibir las licencias o permisos de viaje a Cuba, los grupos que organizan viajes educativos deben presentar a OFAC un itinerario completo de las actividades, aunque la oficina federal no requiere conocer la identidad de las personas que participen en sus programas.

Al parecer, Ros-Lehtinen no quedó satisfecha con la explicación de OFAC, al insistir en un comunicado que el viaje de Beyoncé y su esposo tuvo fines turísticos.

"Si las actividades de turismo emprendidas por Beyoncé y Jay-Z en Cuba se clasifican como un viaje de intercambio educativo, entonces está claro que la Administración Obama no habla en serio sobre el negarle al régimen de Castro el salvavidas económico que le extiende el turismo estadounidense", afirmó Ros-Lehtinen.

Según la legisladora de origen cubano, Beyoncé y Jay-Z viajaron a la isla de vacaciones por su aniversario de bodas "que ni siquiera fue disfrazado como un programa cultural".

"Mientras más activistas de derechos humanos se implican en huelgas de hambre, no creo que verán ninguna prueba de cómo este esfuerzo fraudulento les ayudará a independizarse del régimen", se quejó la legisladora, quien desde siempre se ha opuesto a la flexibilización del embargo contra Cuba.

Al solicitar la investigación sobre el viaje, ambos legisladores dijeron en una misiva que la "industria turística en Cuba está totalmente controlada por el estado, por lo que los dólares estadounidenses gastados en el turismo cubano alimentan directamente la maquinaría de opresión que brutalmente reprime al pueblo cubano".

En 2011, Washington aprobó una nueva flexibilización de las normas sobre los viajes a Cuba desde Estados Unidos para algunos grupos como estudiantes, académicos, periodistas o miembros de organizaciones religiosas, con el objetivo de aumentar los contactos "entre los pueblos" y apoyar a la sociedad civil cubana.

La visita de los conocidos artistas estadounidenses generó polémica, especialmente en ciertos sectores del exilio cubano estadounidense, quienes han señalado que fue utilizada con fines propagandísticos por parte del régimen cubano. No obstante, el diario The New York Times señaló que el viaje fue de carácter "privado" y que las autoridades cubanas no conocieron su llegada hasta el último momento.