• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Dudamel y la OSSBV en primera fila de la crítica musical estadounidense

A mitad de la gira USA 2012, los músicos venezolanos han sido calificados como "el más grande fenómeno musical que ha emergido, luego del norteamericano Leonard Bernstein"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Uno de los momentos más emotivos de la gira USA 2012 que protagonizan Gustavo Dudamel y su orquesta venezolana se vivió durante el concierto de este martes 4 de diciembre en el Kennedy Center de Washington DC. El joven director se dirigió al público y compartió un recuerdo: Fue en esa sala, en el Concert Hall, donde siendo todos ellos unos niños entre 9 y 12 años, hicieron su debut hace 17 años, como integrantes de la Sinfónica Nacional Infantil. Ahora, siempre juntos, ven concretado su sueño de presentarse como músicos profesionales, ya adultos, muchos de ellos casados y con hijos.

Esa madurez artística y crecimiento profesional ha sido una constante arrojada por la crítica especializada en esta gira: Los músicos han alcanzado juntos un grado de ejecución más pulcro pero sin perder su energía juvenil y su contagiante emoción de hacer música. Luego de las primeras presentaciones en el Zellerbach Hall de La Universidad de California en Berkeley, donde la Orquesta demostró su solidez y eficacia como modelo educativo, académico y social a través de la música, la crítica musical comenzó a multiplicarse en los medios más prestigiosos de la ciudad.

Richard Scheinin, escritor de The San José Mercury News de California, comentó: "Los conciertos de Dudamel y la Bolívar terminan siempre en una fiesta y que así continúe. El director venezolano de 31 años no viene sólo a tocar el Mambo (... ) La música clásica no había presenciado un fenómeno de estas dimensiones en décadas, podría decirse que desde la llegada de Leonard Bernstein".

Acerca de la ejecución de "La Noche de los Mayas" de Silvestre Revueltas, una de las obras latinoamericanas que integra el repertorio de la gira, Scheinin apunta: "La actuación creció a lo largo de cuatro movimientos, en una especie de bacanal, salvaje a la manera de Stravinsky, pero tan dulcemente afinado como Mahler. En esencia, esta música tiene sus raíces en la danza originaria de México, en la canción maya y esta interpretación es única y atrapa".

Sobre la misma obra Joshua Kosman, crítico musical del San Francisco Chronicle, aseveró: "Conducida con un vibrante y rítmico pulso, protagonizado por la sección de percusión, la música de Revueltas emerge como una ráfaga de energía raramente escuchada en el repertorio sinfónico. Y este jueves, en Zellerbach Hall de Berkeley, los jóvenes músicos de la Sinfónica Simón Bolívar, dirigidos por su dinámico director musical, Gustavo Dudamel, le dieron vida con una fuerza inusual".

Georgia Rowe, escribió en el San Francisco Classical Voice acerca de la madurez artística alcanzada por la orquesta: "El -Dudamel- y sus músicos son ya hombres, más maduros musicalmente. Su presencia en el podio es más austera y la orquesta tiene ahora un sonido más cultivado, pulcro y elegante. Pero ni su director ni los músicos han perdido su fuego".

Huracán de emociones en la Ciudad de los vientos
La segunda parada de la gira fue Chicago. En la sede de la Sinfónica de Chicago y ante una audiencia cultivada y educada por la prestigiosa orquesta de la ciudad, bajo la batuta de Riccardo Muti, se cumplió el concierto del domingo 2 de diciembre. A sala llena, la OSSBV y Dudamel se esmeraron en ofrecer un concierto impecable. En la primera parte le pusieron pasión y fuego a las obras de Chávez y de Orbón, y fueron magos de la ejecución en Sinfonía Alpina, de Strauss para finalizar. El último movimiento de Tristán e Isolda, de Wagner, y El Alma Llanera, completaron un concierto vespertino único.

En el intermedio y tras bastidores Dale Clevenger, principal de cornos de la Sinfónica de Chicago, y quien ejecutó uno de los movimientos finales con la fila de cornos de la OSSBV, comentaba emocionado: "Esta orquesta es maravillosa, su afinación, su fraseo, su música y su energía son conquistadoras, es inigualable; no tengo palabras para expresar la emoción de haber presenciado un concierto de tan alto nivel".

Por su parte Débora Rutter, directora del Chicago Symphony Center, enfatizó: "Deseamos que esta orquesta junto a su brillante director nos visite más seguido, es un gran honor recibirlos aquí en esta ciudad que ama la excelencia y la cual se pudo evidenciar esta tarde, por segunda vez, desde aquel 2009 cuando debutaron aquí".

La crítica impresa de Illinois arrojaba al día siguiente elogiosos comentarios. Laurence Johnson del Chicago Classical, escribió sobre la interpretación de Una Sinfonía Alpina: "Fue un espectáculo Sónico. Los grandes clímax de Strauss, que son varios, fueron ricos y suntuosos, sólidos emocionalmente y de muy alto impacto".

Mientras la crítica sigue expandiéndose y el impacto mediático que ha signado la trayectoria artística de la OSSBV y su carismático director sigue sobre el tapete, este miércoles 5 de diciembre, en el Verizon Hall del Kimmel Center de Filadelfia, culmina la primera parte de la gira. Será este jueves 6 cuando se inicie la residencia de una semana en Nueva York, con la premiación de los maestros Abreu y Dudamel quienes recibirán el Musical America Award en el Lincoln Center.

Lo que sigue, hasta el 13 de diciembre, será una intensa programación educativa y artística en el Carnegie Hall donde Venezuela tendrá el privilegio de cerrar el programa "Voces de Latinoamerica".