• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

En Downton Abbey el decoro estará otra vez en entredicho

Una nueva temporada de la serie Dowton Abbey está por comenzar/Cortesía

Una nueva temporada de la serie Dowton Abbey está por comenzar/Cortesía

Dos matrimonios, un nacimiento y una lucha legal marcarán los nuevos episodios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una nueva temporada de la serie de época más glamorosa de la televisión por suscripción está por comenzar. Y la noticia que acapara la atención es que Shirley MacLaine, la ganadora del Oscar por la película La fuerza del cariño (1983), se integrará a la plantilla de actores de Downton Abbey (Film & Arts).

“En la serie hay alrededor de quince vidas y tramas secundarias, a las que no se les destina demasiado tiempo para que usted no se aburra, pero sí el suficiente para que mantenga un interés vital en ellas”, dijo MacLaine a reporteros del diario estadounidense The New York Times acerca del secreto del éxito de una “fórmula para hacer televisión de calidad en la era de Internet”, como la intérprete describió el programa.

 

Nuevos y viejos antagonismos. La actriz encarnará el personaje de la deslenguada Martha Levinson, madre de Cora, la condesa de Grantham (Elizabeth McGovern). Llegará de Estados Unidos para la boda de su nieta, Lady Mary (Michelle Dockery) con el apuesto Matthew Crawley (Dan Stevens). La visita le pondrá los nervios de punta a la abuela más pretenciosa de las series anglosajonas del último lustro: Lady Violet, la madre del conde de Grantham. Parece que el enfrentamiento con Levinson será mucho más grave que sus peleas con la madre de Matthew, Isobel Crawley (Penélope Wilton), cuyo pragmatismo retó a la vieja matrona durante las dos primeras temporadas.

El personaje de la versátil Maggie Smith representa la caduca moral victoriana con la que Inglaterra recibió el siglo XX y, por eso, su drama es verse obligada a aceptar los cambios impulsados por la Primera Guerra Mundial. Por cierto que el mes pasado Smith –ganadora de dos Emmys y un Globo de Oro por el papel– sorprendió al público cuando dijo al reportero Steve Kroft, del programa 60 Minutos, que la impresionaba la popularidad de Downton Abbey: “Realmente no la he visto. No soy de las que se sientan a ver la serie. Eso me haría corregirme todo el tiempo. Quizá cuando se termine me anime a verla”.

 

Muchas maneras de sufrir. Si bien el matrimonio entre Lady Mary y Matthew promete momentos de alegría, la tragedia acechará en cada capítulo de la nueva entrega. Por ejemplo, en vísperas de la celebración de la boda, Lord Grantham recibirá pésimas noticias sobre sus inversiones.

Además, Mary no será la única en vestirse de blanco. Su hermana Edith (Laura Carmichael) se casará con un hombre mucho mayor que ella, a quien sus padres desaprueban.

Pero el drama más complejo será el de la hija menor de los condes de Grantham, Sybil Crawley, que volverá a casa para tener a su primer hijo, concebido con Tom Branson, quien fue chofer de la familia. Parece que, como el de John Bates y Anna Smith, este matrimonio tampoco está destinado a ser feliz. Más pronto que tarde, encontrará la desgracia en la tercera temporada.

Una de las tramas que mantendrá en vilo a los espectadores este año –y a la que se le dedicará más tiempo en los episodios– será precisamente la supervivencia de la relación entre los personajes a los que dan vida Brendan Coyle y Joanne Frogatt mientras luchan para probar la inocencia de Bates, acusado de matar a su primera esposa.