• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Downton Abbey es una crítica social

Maggie Smith interpreta a la condesa, viuda de Grantham

Maggie Smith interpreta a la condesa, viuda de Grantham

Explicó Bloomberg Business que la exitosa serie inglesa muestra la desigualdad económica y social

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de cinco años en el aire, Downton Abbey se convirtió en una de las series británicas más importantes del último tiempo, algo que se corroboró luego de que el episodio final en el Reino Unido obtuvo una de sus mejores audiencias.

El programa retrataba la vida de una familia aristócrata inglesa y su servicio a comienzos del siglo XX. Sin embargo, un análisis realizado por la revista Bloomberg Business muestra que no se trataba solo de mostrar una serie dramática, sino que era en realidad una crítica a la desigualdad económica y social.

Explica la publicación que Downton Abbey se estrenó en 2010 en el Reino Unido, durante la última crisis económica y poco antes del auge del movimiento Ocuppy Wall Street –que protesta en contra de la desigualdad social y económica en el mundo–, y muestra que las divisiones sociales continúan actualmente tal y como sucedió hace 90 años.

Incluso la revista va más allá. Según el análisis, es algo que se ve constantemente en la literatura británica que sirvió como antecedente para la serie, las que incluyen las novelas de Edith Wharton, la familia Brontë y Jane Austen.

“La sexta temporada apunta deliberadamente a Austen cuando la condesa, viuda de Grantham (Maggie Smith), y un primo discuten la extrañeza de albergar una casa abierta en Downton a beneficio del hospital del pueblo. ‘Incluso Elizabeth Bennet quería ver cómo era Pemberley por dentro’, señala el primo. La condesa responde: ‘Una decisión que le causó una gran vergüenza, si recuerdo correctamente la novela”, señala la publicación para ejemplificar su punto.

“En vez de ignorar o ser grabada en sepia (la serie), ha mostrado parejas interraciales, violación, la identidad gay, el sexo prematrimonial, el suicidio y el estrés postraumático, y se deleita en su complejidad inherente en lugar de huir de ella. El programa deja a sus seguidores con una sensación de optimismo sobre el futuro, un mundo en el que las diferencias entre lo alto y lo bajo es solo un peldaño que cualquiera puede alcanzar”, dijo.