• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Don Draper coquetea otra vez con el abismo

Mad Men / Archivo

Mad Men / Archivo

Mad Men llega a su penúltima temporada. En la sexta entrega de la serie el publicista afrontará una nueva crisis de identidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Don Draper y su bella esposa, Megan, disfrutan finalmente de su luna de miel. Los niños se quedaron en casa; están sólo ellos, el mar y otros turistas. Es la estampilla de viaje perfecta. La pareja a orillas de una playa en Hawai. Ella está pendiente de su bronceado con un coctel en la mano y él lee un libro, para aumentar el placer de estar en el paraíso. Pero cuando la cámara se detiene en el nombre en la carátula de la obra se adivina un mal presagio: El infierno de Dante Alighieri.

La felicidad se vive sólo en apariencia, como siempre ha sido para todos los personajes de Mad Men, serie que regresa mañana a HBO con su sexta temporada. Matthew Weiner, creador de la producción ambientada en la industria publicitaria de la década de los sesenta, ha dicho que los acontecimientos de la nueva entrega son respuestas a la pregunta planteada por Don Draper en el episodio final de la quinta: “¿Estás solo?”.

Esa interrogante ensordecerá al ejecutivo y le causará otra de las tantas crisis de identidad que ha vivido a lo largo de la historia. Desde que se casó con la modelo y actriz francesa aparentemente no había sentido la necesidad de estar con otras mujeres, pero en los nuevos capítulos su voluntad se verá doblegada ante el atractivo de una vecina.

Megan se mantendrá ajena a los deseos de su esposo, enceguecida por el anhelo de triunfar como actriz ahora que el público comienza a reconocerla en la calle. Su entrega al trabajo la hará pasar menos tiempo en casa. Ella, al igual que Don, también quiere encontrarse.

En la agencia de publicidad Sterling Cooper Draper Pryce las cosas no son distintas. Todos los ejecutivos viven intensamente el negocio: desean conseguir más clientes y mantener a los que tienen a través de publicidades creativas. En esa vorágine, el inquebrantable Roger luchará para no mostrar sus emociones cuando se entere de una triste noticia. Joan apenas aparecerá unos minutos, mientras organiza las fotos de Navidad del equipo de trabajo.

Peggy Olson, que trabaja ahora en la competencia, se comportará como una jefa déspota que se olvida de dejar libres a sus empleados cuando faltan horas para celebrar la llegada del año 1968.

Fuera de la agencia, continúa la historia de Betty, la ex esposa de Don, que vive su rutina como madre de familia. Para darle un giro a su existencia, decide oscurecerse el cabello.

El primer capítulo de la sexta temporada de Mad Men, “The Doorway”, tiene dos horas de duración y es apenas un abreboca de todas las tramas y complejidades de los personajes que se explotarán en la nueva entrega.

Weiner expresó en una entrevista a The Daily Beast que ésta será la penúltima temporada de la serie. En un principio había pensado en guardar parte de las historias que desarrollará en esta entrega para el final, pero sus productores ejecutivos lo convencieron de que no lo hiciera así, porque ese nunca ha sido su método de trabajo.

“Nunca tuve la garantía de que iba a haber una temporada más durante las primeras entregas de la serie. Así que usaba todas las historias que tenía. Y es una manera mucho mejor de hacerlo. Es mejor para el público. Es más satisfactorio para nosotros que ir a medias y desperdiciar 13 capítulos para construir un escenario. ¿Para qué? ¿Para 13 más? Pero mis compañeros de confianza me dijeron que haríamos la serie del modo en que siempre la habíamos hecho. Y creo que probablemente me criticarán al final de la temporada”, dijo.