• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Doménico Chiappe hace literatura desde las fronteras

En su novela se narra la crisis financiera española a partir de la historia de una mujer embarazada que se niega a salir de casa | FOTO: Cortesía Linda Ontiveros

En su novela se narra la crisis financiera española a partir de la historia de una mujer embarazada que se niega a salir de casa | FOTO: Cortesía Linda Ontiveros

La segunda obra del periodista venezolano nacido en Perú en 1969 trata el caso de un desahucio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El autor venezolano nacido en Perú en 1969 Doménico Chiappe acaba de presentar en Madrid su novela Tiempo de encierro (Lengua de Trapo, 2013), en la cual convierte en ficción un caso real de desahucio.

Se trata de la segunda obra que el especialista en formas multimedia literarias presenta este año, pues antes publicó Los muros, un libro de prosa literaria bilingüe (francés/español) en el cual se ocupa de temas como las traducciones, divisiones y fronteras, poniendo en evidencia la perspectiva del emigrante que influye sobre la manera cómo este escritor que hace una década abandonó Venezuela mira los temas: desde la reconstrucción de la memoria, las fronteras y el avasallamiento del individuo por parte del poder que pretende eternizarse.

“Esa condición de extranjero me ha ayudado a forjar mi voz narrativa: por una parte, la sorpresa ante lo que puede parecer cotidiano; por otra, el contraste entre realidades distintas. Es algo que se aprende a reconocer al emigrar, cuando se juega la propia supervivencia. Además, no solo se trata de las fronteras físicas, que pueden ser mares, aduanas o muros; también están las mentales”, indica el escritor sobre los asuntos que ocupan sus libros y que se alimentan de su entrenamiento de periodista, pues en Venezuela Chiappe trabajó en los periódicos El Nacional y Tal Cual.

 

De la realidad a la literatura. Tiempo de encierro comienza cuando Igrid dirige la primera palabra al bebé que lleva adentro y la felicidad del embarazo se ve interrumpida por una nota de desalojo. A partir de allí, la crónica de la crisis financiera española se narra a partir de la intimidad de esta mujer que protesta la medida rehusándose a salir de casa.

“Elegí hacer un ejercicio de metonimia, contar el todo (la crisis española y su salvajismo hacia el individuo, mientras es demasiado permisiva con las instituciones y grandes empresas) por la parte (una persona afectada por el bache). Eso me ha permitido ahondar en el detalle: la manera en que se avisa el comienzo del proceso legal para el embargo, la actuación de los bancos y los juzgados, las comunicaciones, las acciones judiciales de defensa, las cifras, la falsedad de la subasta”, señala antes de aclarar que, como son de ficción, puede retratar la intimidad de los personajes y a través de esta mostrar su deriva física y psicológica en esas circunstancias.

Pero Tiempo de encierro es también la trama que de la pareja de Igrid: un emigrante que llega a España desde Venezuela, sin papeles pero con el dinero suficiente para estudiar mientras arregla su situación legal. Su nombre es Maelo Lavoce Malanga, en homenaje a la Fania All Stars, y mantiene relación con el país que abandonó, donde se quedaron sus padres.

Chiappe define la escritura en esta novela como realista y minuciosa. Al compararla con el estilo de su primer libro de ficción, Entrevista a Mailer Daemon, asegura que en este texto -que puede conseguirse en algunas librerías independientes del país- cuenta el comportamiento político vivido en Venezuela en clave hiperbólica. “El tema de la obra (la instauración de una dictadura aplaudida por su retórica de buenas intenciones), que se ha calificado de ciencia ficción, se extrae de la realidad, no así la trama (la búsqueda del maligno por parte de uno de los fieles al líder de la revolución)”, dice el autor.