• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Divinidades fueron la inspiración del arte colonial

 Las creaciones exhibidas son anónimas / Samuel Hurtado/El Nacional

Las creaciones exhibidas son anónimas / Samuel Hurtado/El Nacional

Los santos, las vírgenes, los arcángeles y las imágenes de Jesús eran los temas de los pintores y tallistas en los siglos XVIII y XIX, recuerda una exposición en la Hacienda La Trinidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No es fácil hallar una exhibición temporal de arte colonial en Caracas. Sin embargo, la llegada de festividades religiosas como Semana Santa es siempre ocasión propicia para que algunas salas institucionales se decidan a mostrar piezas patrimoniales creadas en los siglos XVIII y XIX. Este año le toca a la Hacienda La Trinidad Parque Cultural, con la muestra Imágenes para la devoción, integrada por una selección de óleos, tallas, nichos y retablos.

La selección de obras realizada por la curadora Gloria Urdaneta permite al espectador hacerse una idea de cómo se le rendía culto a las vírgenes y santos en la intimidad de los hogares venezolanos en la época colonial. En la primera sala destaca una talla en madera estofada y policromada de san Rafael Arcángel del siglo XVIII, que de acuerdo con Silvia Fuentes, coordinadora de la sala, es una de las obras más importantes de la exhibición. "Antes de formar parte de la colección de imaginería colonial de la Universidad Simón Bolívar, perteneció a un célebre anticuario y fue restaurada en forma cuidadosa".

La mayor parte de las obras exhibidas pertenecen a la USB; también hay piezas de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario -que está ubicada en Baruta- y a coleccionistas privados.

El texto del catálogo destaca que las creaciones exhibidas no fueron concebidas originalmente como obras de arte, sino como objetos de culto. Las pinturas y tallas fueron realizadas para colocarlas en altares en las casas y más de una vez resultaron dañadas por el efecto de las velas que les ofrecían los fieles.

Por ello muchas de las obras presentadas en esta ocasión lucen oscuras o ennegrecidas.

Uno de los objetos más llamativos de la exhibición es un tenebrarium, especie de columna de madera sobre la cual está colocada, cual estandarte, una representación de Humildad y paciencia elaborada en óleo sobre madera. Se trata de una pieza muy utilizada en el pasado durante las procesiones de santos.

Muchas de las pinturas eran realizadas con la idea de ser transportadas de un lugar a otro, explica Fuentes. Es el caso del san Luis Gonzaga, realizado en formato viajero (sin marco y con espirales para enrollar la tela), que muestra cómo las personas se entregaban a la devoción incluso cuando estaban lejos de casa.

Otra de las piezas cotizadas es el Nicho de la Santísima Trinidad, que data del siglo XVIII. La pieza tallada en madera policromada deja ver un trabajo de restauración hecho impecablemente por especialistas italianos. También se exhibe un Jesús de la Humildad y la Paciencia, que fue custodiado por la misma Hacienda La Trinidad (que desde hace un lustro funciona como centro cultural) durante 25 años. Pertenece a la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario. "En 1963 la obra fue entregada a las cofradías que se encargaban de los santos para su custodia y protección; luego volvieron a la iglesia", indica Fuentes.

Hay un Cristo de madera tallada del siglo XIX, un Nazareno y dos representaciones de la Virgen de Chiquinquirá. Junto a las piezas de carácter devocional se exhiben dos libros que pertenecen a la parroquia de Baruta. Ambos datan del siglo XVIII.

La exposición será complementada con una serie de conversatorios y conciertos sobre el periódico colonial que comenzarán el domingo 7 de abril, con la participación de los historiadores José Rafael Lovera y Carlos Duarte, entre otros.

FICHA

Imágenes para la devoción

Hacienda La Trinidad Parque Cultural. Avenida Rafael Rangel Sur, urbanización Sorokaima

Horario: martes a domingo de 11:00 am a 5:00 pm

Entrada libre