• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Detrás de sus libros quiere desaparecer José Balza

El escritor José Balza/Cortesía

El escritor José Balza/Cortesía

El ensayo "Lince y topo", publicado por primera vez en la década de los ochenta, sigue siendo la base de su teoría del cuento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La literatura de José Balza vive su momento de más proyección. No sólo un congreso reciente organizado por la Cátedra Vargas Llosa lo incluyó dentro del Canon del Boom, sino que también obras suyas son reeditadas fuera del país.

Además de los numerosos títulos publicados en México y España, ahora Artepoética Press sacará para el mercado estadounidense una selección de su ficción: Veinte ejercicios narrativos y una canción. Pero el volumen de más importancia está a la venta en España desde finales de 2012. Cuentos y ejercicios narrativos (Paréntesis) es una compilación de relatos cortos del autor nacido en el delta del Orinoco en 1939. La selección responde a los criterios del autor, pues no se trata de la totalidad de su narrativa breve sino de las piezas que considera más completas. Un prólogo de Ernesto Pérez Zúñiga abre el libro, editado por Toni Montesinos, responsable también de la reedición hecha por el mismo sello en 2010 de la novela Percusión (1982).

Titulado "Obedecer el río", el texto de Pérez Zúñiga evidencia la importancia de la publicación, que arroja claves de la lectura que de los cuentos de Balza se está haciendo en Europa. "Es difícil hallar desde [Julio] Cortázar (quien celebró, por cierto, la escritura de Balza) a un escritor que entregue a nuestro idioma tal diversidad de lenguaje, estructura e imaginación", escribe antes de aludir a otras marcas capitales en la obra del autor, que incluyen su alusión al mundo indígena y la presencia constante del río Orinoco y también de la naturaleza, pero vista no como alusión rural vinculada con el pasado sino como una manera de evidenciar signos del futuro en el presente.

Leer desde afuera. El prologuista también señala que la cuentística de Balza, cuyo primer libro salió en 1965, demanda complicidades. Por eso el autor de la novela D (1976) ha dicho en entrevistas recientes -como en el perfil que publicó El Nacional en febrero de 2010- que es ahora cuando aparecen sus lectores. No es que piense que sólo las nuevas generaciones pueden entender su obra, sino que ahora que su país ha trascendido el "criollismo y la politiquería literaria" -como describía el entorno letrado nacional cuando era joven- considera que los lectores tienen menos prejuicios.

Justamente por esa necesidad de lectores activos y cocreadores de la obra -anhelo que recuerda al "lector-macho" de Cortázar-, Balza se empeña en denominar a sus relatos "ejercicios narrativos", frase que muestra cómo los suyos son eternos intentos de aproximación al ideal estético narrativo y al uso exacto de la palabra.

"El cuentista debe proceder como recomendaba José Antonio Ramos Sucre, para quien el lince y el topo eran los ministros de su sabiduría perfecta. Primero es el lince que va sobre la superficie tratando el aire y la luz; el ambiente y la anécdota. Luego va el topo, debajo de la tierra, intuyendo la profundidad y lo oscuro; el sentimiento y el presentimiento", explica Balza.

Esa es la base de su teoría narrativa, expuesta en el ensayo "Lince y topo" -también incluido en la edición de Paréntesis-, en el cual proclama el estilo y la mesura del relato como su absoluto y apunta a la obligación de concluir un cuento "para prolongarlo", abogando por una prosa sugestiva que lo redimensione.

Ahora cuando ha conseguido lectores activos como los que demandaba Cortázar, Balza comienza a convencerse de que llegó el momento de dejar el mundo. Igual les sucede a los protagonistas de su cuento "El doble arte de morir", que quieren "morir antes de enfermarse". Por eso, cuando cae la tarde sobre su habitación de Caracas o frente al río Orinoco, el escritor se prepara un whisky para lubricar los pensamientos.

"No me da miedo irme, me parece hermosa la muerte, porque todavía estoy lúcido", reflexiona, quizá cobijado al pie un caimito, escondiéndose detrás de la sombra que proyectan sobre él sus libros.

LEA “La ciudad doble”, un “ejercicio narrativo” inédito de José Balza y cedido a El Nacional Web para acompañar esta entrevista. Aquí la confluencia entre lo urbano y lo natural son otra vez el motivo de su ficción. El texto demuestra las persistentes obsesiones del autor nacido en el Delta del Orinoco en el año 1939