• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Detrás de una gran miss hay un ejército de hombres

Cada decisión se consulta con Osmel Sousa | Foto Archivo El Nacional

Cada decisión se consulta con Osmel Sousa | Foto Archivo El Nacional

Maquilladores, estilistas, entrenadores, diseñadores y profesores de oratoria integran el equipo encargado de producir a las candidatas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Osmel Sousa es un arquitecto de mujeres. Desde que era un niño su distracción era dibujar muñecas para abstraerse del mundo que lo rodeaba en su Cuba natal. Esas nociones de perfección, que fue puliendo a lo largo de su vida, son la clave del éxito de Venezuela en los principales reinados de belleza internacional.

Desde el momento en que las chicas hacen el casting, el llamado Zar de la Belleza calcula, al ojo por ciento, qué tanto trabajo requiere cada una de las aspirantes al título de Miss Venezuela. Luego asigna a cada miembro de su equipo multidisciplinario el grupo de candidatas con el que deberá entenderse hasta la noche final del concurso.

El trabajo del cuerpo ocupa la mayor parte de la rutina de las misses. Richard Linares es el entrenador oficial del certamen. Sin embargo, la organización cuenta también con el apoyo de Eleazar Guzmán, otro de los profesionales del fitness que entrenó a Irene Esser (Miss Venezuela 2012) y este año se encarga de moldear el cuerpo de Miss Anzoátegui, Edymar Martínez, una de las favoritas de esta edición.

“Este año el concurso está corto de presupuesto y algunos procesos deben agilizarse. Me asignaron solo una miss, aunque en años anteriores he trabajado hasta con cinco. Mi sistema es distinto al de Richard. Yo armo circuitos de ejercicios combinados con entrenamiento cardiovascular”, cuenta Guzmán, quien busca que las candidatas luzcan esbeltas y tonificadas, pero no musculosas.

Sin embargo, el entrenador considera que el triunfo de una miss no depende del gimnasio. “Si eres bruta no vas a ganar por el cuerpo. Se buscan a una con cuerpo normal y la terminan de preparar a nivel intelectual”. En este sentido, Víctor Wolf, el nuevo profesor de oratoria, debe encargarse de hacer que las candidatas se muestren seguras al momento de hablar. “Corregimos posición de las manos, dicción y respiración. Las fallas más frecuentes tienen que ver con pronunciación y timidez. En clase, las chicas deben narrar una noticia actual para que se vean obligadas a leer, pues muchas de las preguntas de la ronda final están relacionadas con temas actuales”.

La anatomía de cada concursante debe tener las medidas perfectas para lucir el vestido del diseñador que le asignen. Gionni Staccia es conocido como el artífice del vestuario de las grandes favoritas del concurso. Para él es muy importante indagar en la vida de las aspirantes: “Me siento a conversar con ellas, las observo detalladamente para conocer rasgos de su personalidad que me permitan confeccionar un traje que las haga lucir. Busco que ganen por sus cualidades y no por el vestido”.

El cabello es considerado el marco de la cara. Ivo Contreras es uno de los estilistas del Miss Venezuela. Año tras año, se reúne con Osmel Sousa hasta altas horas de la noche. “Tomamos decisiones acerca del tipo de corte de cabello, el look, el color y el volumen que necesitan las chicas. Luego entra en acción mi equipo”, cuenta el profesional, que puede dedicarle a cada aspirante toda una mañana o una tarde. Para Contreras la opinión de la candidata es importante. “El cabello y el maquillaje forman parte de ella misma, a diferencia de la ropa, que se la pueden quitar y volver a poner. Por eso es importante que se sienta cómoda”.

Jesús Morales es otro de los estilistas que este año se encarga de cinco de las jóvenes. “A Osmel le gusta mucho mi trabajo con las melenas. Es muy selectivo al momento de asignarme las candidatas que él quiere que se vean mejor. El reto del peinado lo determina la calidad del cabello. Hay misses con cabelleras muy fracturadas”. En estos casos recurre a las extensiones. “Tiene que lucir natural, es difícil lograr el efecto”.

Independientemente del tipo de cabello, todas las candidatas requieren laca, plancha y secador. Algunos de los productos con los que trabajan en beneficio de las misses están escasos. Marco Govea, maquillador de la Organización Miss Venezuela, menciona que muchos profesionales de la belleza deben comprar sus insumos en el exterior.

Govea señala que Osmel Sousa asigna a cada maquillador las candidatas dependiendo del estilo del profesional. “Les hacemos las pruebas necesarias hasta dar con el look más acertado. La preparación, para la noche final o cualquier evento anterior, suele llevarnos como tres horas”.