• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Destronaron a Cincuenta sombras de Grey

La escritora española Andrea Hoyos asegura que E. L. James empobreció el placer de la lectura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Escribí ¿Dormimos juntos? porque estaba enfadada. Cincuenta sombras de Grey ha vendido 15 millones de ejemplares y es un libro malo en todos los sentidos. Especialmente en dos que a mí me indignan: no tiene ningún valor literario, ni vital". A Andrea Hoyos, la autora del relato que desbancó a E. L. James en las ventas digitales de Amazon, le indigna el éxito de la trilogía que ha revolucionado el panorama literario en los últimos meses.

"Me parece un texto deficiente, limitado, ñoño, paternalista, bobalicón... Creo que el problema de Cincuenta sombras es llamarlo literatura: es un cuento de hadas con penetración, ropa de marca, técnicas sadomasoquistas y poca psicología. Las mujeres no somos así, no queremos ser así, no nos excitamos así. Somos de mil maneras distintas, cada una diferente, pero no de esa".

Quizá por ese motivo, la publicista de 37 años de edad, sin experiencia en el mundo editorial, dio la campanada al publicar un relato erótico que aplica elementos de la fórmula Cincuenta sombras de Grey (hombre poderoso y pegado de sí mismo-mujer fascinada por sus encantos-aventura tórrida), pero muy alejado de los estereotipos manidos que tantas alegrías ha reportado a E. L. James. "Quería comprobar que sí era posible hacerlo de otra manera. Si hay que escribir de sexo para vender y para que la gente lea, se escribe; pero se escribe bien. Se mete dolor, se mete ilusión, se mete talento, se mete sexo, se mete piel y se mete verdad", apunta.

Que nadie espere una virgen naif extasiada por un maduro controlador. En ¿Dormimos juntos? el sexo, el desengaño y los devaneos entre quién toma el poder de una relación son terrenos en los que su protagonista, Andrea (también publicista), se mueve con suma facilidad. "Andrea tiene (como yo) 37 años. Si a esa edad fuera una virgen recatada, si no hubiera tenido relaciones sexuales, sería una marciana o una enferma", explica la autora, que asegura que su heroína es una mujer que ha vivido: "Que ha querido y ha sido abandonada; es una mujer que sabe que un hombre no lo es todo y, aun así, busca el amor y se va dando tortazos. Es una mujer como casi todas las que conozco, que no se engaña a sí misma".

Una historia adaptada a los tiempos que corren en respuesta "a los perfiles ñoños y redentores que se estilan en algunas ficciones literarias.

Porque, aparte de los libros y el cine, conozco a hombres y mujeres que también quieren creer eso, que todas nos queremos casar, controlarlos y hacerles padres".

Hoyos afirma sentirse sorprendida por las ventas de su primer relato (Amazon no facilita las cifras exactas de los más vendidos).

"Mi miedo era que no lo podía promocionar de ninguna manera: sin dinero, sin querer dar mi nombre para evitar miradas raras y reconocimientos indeseados, sin medios de comunicación...".

A pesar de sus temores, en pocas semanas ¿Dormimos juntos? consiguió superar a los tres títulos de E. L. James.

"Pasados los primeros días en que se vendió porque lo recomendaron en sus cuentas de Twitter unos amigos, ahora funciona el boca a boca: se vende porque es bueno, y no porque esté de moda o los medios lo hayan bautizado como el último fenómeno editorial.

Y, la verdad, lo vivo con orgullo y con esperanza: si se vende lo que es verdad, lo que tiene piel, lo que tiene calidad... igual es que hay futuro", expresa.

Sin la posibilidad de contar con valoraciones oficiales, sólo hay que echar un vistazo a las novedades del sector para entender hasta dónde puede llegar la fiebre por la nueva erótica femenina.