• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Desorden Público se dividió en facetas por aniversario

Anoche fue la segunda presentación en Caracas de la gira aniversario / Raúl Romero

Anoche fue la segunda presentación en Caracas de la gira aniversario / Raúl Romero

La banda de ska mostró su repertorio crítico, festivo y lujurioso en una presentación que duró cerca de tres horas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tres son las décadas que celebra Desorden Público y casi tres horas duró la celebración de anoche, en el segundo concierto que realizó en Caracas como parte de su gira aniversario.

A las 7:15 pm se proyectó sobre un telón que servía de pantalla un video en el que se mostraban los inicios de la agrupación. Se rememoró aquel 27 de julio de 1985 cuando el conjunto realizó su primera presentación en público en Junkolandia. Abrieron con “Políticos paralíticos” la primera parte de los segmentos temáticos con los que la banda dividió la mayoría del show en los espacios abiertos del Centro Cultural BOD. Esa primera fracción estuvo compuesta por temas críticos sobre la corrupción, la burocracia y las promesas incumplidas. Sonaron “Todo está muy normal”, “Dónde está el futuro” –el primer ska compuesto por ellos y que estrenaron en ese primer concierto–, “Hipnosis”, “Canto popular de la vida y muerte”, “La danza de los esqueletos” y “Cursi”, una excepción. La acústica del lugar no es la mejor, incluso hubo algunas fallas de sonido. Por ejemplo, en los primeros temas no se escuchaba cuando José Luis “Caplís” Chacín cantaba en los coros. También hicieron falta decibelios. Ellos lo sabían y aclararon en Twitter: “El bajo volumen del sonido en el show se debe a restricciones de la alcaldía y de ninguna manera de la empresa”.

La segunda parte comenzó cuando subieron la tela para proyectar un video en blanco y negro. Caplís y Horacio Blanco caminan por la calle 3 de Vista Alegre. Se paran frente a la casa donde vivía el primero. Ahí comenzó todo: los ensayos, las juergas, las complicidades. Entran y se ubican en la parte donde practicaban y volvían locos a los vecinos con acordes que empezaban a aprender.

Bajó el telón y aparecieron dos palmeras sintéticas y los músicos vestidos con camisas coloridas como las que usaba Daiquirí. Era la puesta en escena para las canciones relacionadas con farra: “Caribe”, “Sale el sol”, “Simón Guacamayo”, “El tren de la vida”, “Cristo Navaja”, “Cachos de vaca”, “Baila mi cha cha ska “ y “San Antonio”. Blanco explicó el origen de varias de las composiciones. Con respecto a esta última contó que se refiere a Antonio Consejero, el líder social que inspiró La guerra del fin del mundo de Mario Vargas Llosa, que recomendó leer. 

La tercera parte fue dedicada a esas canciones libidinosas y prostibularias como “Diablo y “Pegajoso”. En ese momento Blanco, Caplís, Oscar Alcaíno, Danel Sarmiento y compañía simularon estar en un cabaret.

El último segmento fue convencional, con las piezas que suelen tocar en la recta final: “Zapatos resbalosos”, “Tiembla”, “Gorilón”, “Llora por un dólar”, “Música de fiesta”, “Allá cayó” y “Valle de balas”. No fueron pocas las alusiones al contexto nacional. Cuando interpretaron el tema sobre las divisas, el cantante pidió imaginar que en algún momento eliminan el control de cambio para que así “no sigan robando dinero”.  También abogó porque en 2016 se acabe la retaliación y los insultos. La agrupación prevé realizar un show gratuito en Caracas.