• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Desorden Público celebra la Navidad con humor y sarcasmo

Desorden Público lanzó su disco navideño / Cortesía

Desorden Público lanzó su disco navideño / Cortesía

José Luis "Caplís" Chacín” asegura estar orgulloso de la presentación de su grupo en Suena Caracas. Dice que no se arrepiente de ningún comentario crítico 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace 14 años Desorden Público cantaba en una de las estrofas de “Truena, truena” que la gente en Venezuela trabaja tanto como rumbea para hacer la existencia más llevadera, así no le alcance el dinero.

“Los latinoamericanos solemos ser así. El mundo se puede estar cayendo y no paran de gozar, así atraviese la peor crisis. Siempre hemos resaltado esa dualidad en varios temas”, comenta Horacio Blanco sobre una actitud que suele acentuarse en diciembre.

En el álbum Guarachando en Navidad, Vol. 1, que acaban de estrenar, la agrupación de ska resalta lo que consideran esa idiosincrasia del venezolano. Son ochos versiones de temas tradicionales.

Desde hace tiempo querían hacer un disco así, como hizo el jamaiquino Yellowman en reggae con A Very, Very Yellow Christmas. La idea inicial era hacerlo con bandas venezolanas, pero ante la escasa convocatoria, decidieron hacerlo ellos mismos, cuenta el bajista José Luis "Caplís" Chacín.

Si bien él, Blanco y Danel Sarmiento aseguran que es para disfrutar y compartir musicalmente, no está exento del humor que los caracteriza.

El primero es “Feliz Navidad” de Cheo Feliciano, pero no la terminan. De repente se escuchan unos disparos. “Es parte del ácido que siempre ponemos, del sarcasmo. En Caracas a cada rato hay un tiroteo. Es como si estuvieran unos tipos cantando en la calle y de repente ocurre eso”, dice el cantante.

Otra pieza es “El cable”, que compuso Hugo Blanco y Mario Carniello y en los sesenta interpretó Simón Díaz. “Deja un pedazo de cable pa'mi/ que a lo mejor mañana ya no tendré que comer”, dice.

El 20 de diciembre realizarán el lanzamiento de la producción en Discovery Bar de Caracas. Se puede conseguir en físico y en Ichamo.com.

Promoción anticipada. El disco forma parte de uno de los tantos proyectos de Desorden Público, que tiene previsto a mediados de diciembre grabar con C4 Trío los arreglos que hicieron de los clásicos del grupo en géneros tradicionales venezolanos. Para 2015 planean sacar un disco con material ya no tan inédito, pues se han escuchado “A mí me gusta el desorden” y “Todo está muy normal”, ahora el más conocido –sin estar grabada en estudio– desde la presentación del grupo el sábado en el Festival Suena Caracas en la plaza Diego Ibarra.

Incluso, el presidente Nicolás Maduro hizo alusión al concierto, cuando Blanco criticó la corrupción antes de interpretar la pieza: “Muy bien muchachos, bienvenida la crítica”.

“Es la primera vez que un gobernante hace un comentario sobre nosotros de forma tan elocuente”, dice el guitarrista, quien fue además productor y arreglista de Guarachando en Navidad.

Asegura estar sorprendido por la repercusión de lo ocurrido ante repertorio que suelen tocar constantemente. “Uno de los medios del sistema público nos sacó del aire. No puedo explicar las razones, tendrían que hacerlo ellos, pero mucha gente lo interpreta como censura. Considero que la lección fue que el público no mostró actitudes violentas. Hubo unión, respeto, tolerancia y buena vibra”.

Cuando se le pregunta si teme que no sea transmitida en radios cuando estrenen el álbum, responde: “No sé. De parte del público que nos sigue hay interés en escucharla en estudio. Cuando lanzamos “El poder emborracha” con Rubén Albarrán de Café Tacvba fue censurada por emisoras de radio. No voy a decir cuáles. Hubo quienes nos dijeron que les encantaba, pero no quisieron ponerla”. Espera que por el comentario del presidente, con disposición a la crítica, no haya que temer algún tipo de restricción.

Anterior a lo ocurrido en Suena Caracas, Blanco reconoce que otro momento difícil fue en 2011 cuando medios oficialistas criticaron a la agrupación por un video de 2010 en el que Chacín expresa su desacuerdo con la corrupción, la compra de armas y la inseguridad. “Fue el momento en el que recibí la mayor cantidad de insultos en mi vida”, acota el vocalista.

Chacín, que no participó en el concierto del sábado, también recuerda ese momento como difícil. Asegura estar orgulloso por el show que hicieron sus compañeros. “Lo más sabroso es no depender de un ente estatal, que no te saquen a cada rato que te pagan, cuando el dinero no es de ellos. Por eso no quería que se alborotara otra vez el avispero”, afirma el músico.

Con respecto a los hechos de hace tres años, asegura: “No estuve de acuerdo con que se dijera que estaba borracho. No lo estaba. Eso fue idea del manager, una estrategia desesperada para calmar las aguas. No tengo que rendirle cuentas a nadie. Horacio con su eterno proceder de buena gente fue a que lo acorralaran. Sé que él tiene mucho en común conmigo en la forma de pensar, pero es menos explosivo”, dice en referencia al programa de radio de Oswaldo Rivero y D'yahana Morales en el que fue entrevistado Blanco, quien fue criticado y pidió disculpas por lo ocurrido.

En el espacio, los conductores hicieron varias críticas a su invitado. En esa época también se cuestionó la versión que el grupo hizo de “Dispersos” de Alí Primera en Los contrarios por cambiar palabras que afianzaran el mensaje de unión.

Primera vez en televisión
Desorden Público interpretó por primera vez en televisión “Políticos paralíticos” en el programa A Puerta Cerrada de Marietta Santana. En Youtube se consigue el video grabado en los noventa.

“Fue una periodista controversial. Nos dio la oportunidad de cantar el tema. Tarde o temprano pudimos tocarla en un medio público a pesar de la prohibición. En el material impreso del vinilo decía que estaba prohibida su difusión. Eso ocurrió con otros temas”.

Recuerda además que el Ministerio de Transporte y Comunicaciones de entonces criticó la canción “Skápate” por hablar del condón en la letra. “Un nivel de pacatería insólito. Éramos unos adolescentes diciéndoles a otros que se protegieran para evitar embarazos precoces”.

El baterista Danel Sarmiento afirma estar acostumbrados a las censuras. Con respecto a “Todo está muy normal”, dice: “Si llega a ocurrir, la tocaremos igual. Además, estará grabada”.