• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mi Decisión, elecciones que cambian vidas

Mi decisión | Foto: Cortesía NatGeo

Mi decisión | Foto: Cortesía NatGeo

Nat Geo muestra conmovedoras historias de personas que tuvieron que hacer frente a temas controversiales como el aborto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al momento de tomar una decisión radical, que va contra lo establecido en una determinada sociedad, a más de una persona le puede temblar el pulso. No es sencillo cuando otros juzgan y se oponen. Es el caso de quienes optan por el aborto, la eutanasia, el alquiler de vientres o la donación de órganos.

En la serie documental Mi Decisión, Nat Geo busca plasmar la realidad de estos temas que en ocasiones son considerados tabúes. En cuatro capítulos los espectadores podrán conocer los testimonios tanto de los individuos que han elegido esos caminos como el de los que se oponen. Las opiniones estarán representadas a través de médicos, psicólogos, instituciones oficiales como la Iglesia y el Gobierno, y fundaciones que luchan porque en su país se aprueben legalmente y se regulen estas prácticas.

El primer episodio, que se estrena hoy a las 8:00 pm, abordará la donación de órganos. El jefe de Cirugía Cardíaca del Hospital de la Universidad Católica de Chile, Pedro Becker, participa en el capítulo como una de las voces a favor. El médico considera que el peor enemigo al que se enfrentan los partidarios de esta práctica es al desconocimiento: “El trasplante de órganos permite que mucha gente sobreviva en mejores condiciones. Por eso es importante que las personas se eduquen. Cuando nosotros hacemos las operaciones, lo asumimos con todo el respeto. Creo que este programa puede contribuir a disminuir los prejuicios que hay al respecto”.

El especialista señala que muchos individuos desconocen cómo surge un donante, que generalmente son aquellas personas con muerte encefálica. En ese caso los órganos que se van a trasplantar se mantienen vivos a través de ventilación artificial. “La muerte encefálica es como si alguien fuera decapitado vivo, está técnicamente muerto. Eso muchas personas lo desconocen. Por eso hay apelar a la solidaridad y a la buena voluntad de las familias de esos pacientes para lograr la donación. Todo esto sería más fácil si tuvieran conocimiento, si hubiera más información. Y en este sentido los medios de comunicación pueden contribuir mucho”.

Becker asegura que el trasplante cardíaco es más complejo en los niños porque generalmente el grupo de donantes es más restringido, por eso cobra mayor dramatismo la necesidad de contar con órganos. “Uno de los casos que más me ha afectado en mi carrera como médico fue el de un niño con el que me encariñé mucho, hicimos un esfuerzo enorme y logramos trasplantarlo, con la colaboración de Argentina. Cuando parecía que íbamos por buen camino, él falleció. Eso me dejó muy conmovido. Uno tiene que aceptar el fracaso y estar preparado para afrontarlo, pero en este caso se me hizo muy difícil. Durante varios días no quise saber nada del mundo. Pero varios años después tuve la bendición de poder desquitarme. Su hermano necesitaba un trasplante y logramos hacerlo satisfactoriamente”.

El cirujano considera que otro de los graves problemas de la donación es que muchos pacientes no tienen acceso a una evaluación adecuada. “Más que preocuparnos por los donantes, tenemos que hacer que más individuos tengan acceso a un diagnóstico certero y al ofrecimiento de un trasplante. Para mí ha sido motivador los más de 60 casos que hemos podido trasplantar en el Hospital de la Universidad Católica de Chile, porque les hemos cambiado una condición miserable de vida por una mucho mejor, han podido seguir siendo útiles”.

 

Mi Decisión

Nat Geo

Hoy, 8:00 pm