• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

David Bowie y su estela de art rock volvieron de pronto una mañana

David Bowie / AP

David Bowie / AP

En marzo, cuando presentará The New Day, será motivo de una exposición en el Museo Victoria & Albert

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sí, es cierto que David Bowie no ha grabado un álbum desde Reality (2003) ni ha realizado una gira desde 2004, cuando ofreció 112 conciertos en 4 continentes –África y Latinoamérica excluidas–; que rechazó a Danny Boyle cuando viajó a Nueva York expresamente para convencerlo de que cantara “Heroes” en la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012; que se negó a conceder cientos de entrevistas y que no quiso asistir a varias ediciones de los Grammy. Sí, todo eso ocurrió.

También es verdad que guardó con hermetismo el secreto de que lanzaría su primera canción en casi una década, “Where Are We Now?”, la mañana del 8 de enero, día de su 66° cumpleaños. Grata sorpresa para los seguidores de un artista camaleónico, acostumbrado a ocultarse y salir convertido en otra cosa.

“David Bowie se deja ver en público después de años oculto”, tituló El País de España el 18 de octubre de 2012, cuando The Telegraph publicó una foto del músico entrando tranquilamente a una cafetería italiana en el Lower East Side de Manhattan, donde vive con su hija Lexi, de 12 años de edad, y su esposa, la supermodelo somalí Iman. Nadie lo sabía, pero para ese momento ya estaba trabajando.

 

La década perdida. El exilio tuvo ciertas interrupciones. En junio de 2004 sufrió un infarto y detuvo su producción musical, pero se mantuvo fresco en el circuito hipster neoyorquino, actuó en 2005 con Arcade Fire –banda que nació bajo la sombra de su influencia conceptual–, compartió tres temas con Alicia Keys en directo en 2006, sirvió de curador de un festival musical de vanguardia y grabó voces de fondo en el álbum Anywhere I Lay My Head de Scarlett Johansson. También estuvo presente en el estreno de Moon (2009), una película de su hijo, el cineasta Duncan Jones. Luego sí desapareció y generó rumores de enfermedades, retiro y hasta muerte.

Bowie es prolífico. Ha editado 23 álbumes desde su debut en 1967. De esos, 4 corresponden a la década de los noventa: Black Tie White Noise, Outside, Earthling y 'Hours...’. Pero en el nuevo milenio sólo produjo un par, incluido Heathen (2002). “Where Are We Now?” se coló en el top ten de las listas de popularidad británica apenas horas después de su lanzamiento y se convirtió en su primer sencillo en hacerlo desde “Absolute Beginners”, un hit de 1986.

 

Horizonte y retrospectiva. Tony Visconti, productor y fiel colaborador del autor de “The Man Who Sold The World” declaró a Rolling Stone que el nuevo álbum, que se llamará The Next Day, presentará temas orientados a lo funky, lo psicodélico y lo roquero en su estado más puro. “David Bowie está escribiendo en tercera persona. Algunas canciones corresponden a su vida, pero otras son sólo comentarios. Es el único artista que ve hacia su pasado. Es único en su especie”, señaló.

Bowie ha sido un pionero. Toda su obra está impregnada de arte, aunque suene redundante por tratarse de un músico. Sus producciones son piezas de colección por los cuatro costados. Por eso al Museo Victoria and Albert de Londres decidió rendirle tributo y mirarlo como quien ve a una criatura, como quien se encuentra de frente con Ziggy Stardust.

Del 23 de marzo al 28 de julio será exhibida una retrospectiva que incluirá más de 300 objetos del británico. Se mostrarán trajes, manuscritos, prendas, fotografías, cortos, videos musicales, diseños e instrumentos de ese rubio que sorprendió a sus fans para complacerse en su propio cumpleaños.