• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Danza y memoria cinematográfica

Bandas sonoras inolvidables | Foto: Henry Delgado

Bandas sonoras inolvidables | Foto: Henry Delgado

El montaje está dividido en géneros: romance, infantil, terror y ciencia ficción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De un costado del escenario aparecerán danzando los deshollinadores de Mary Poppins. Del lateral contrario, una joven girará con las melodías que Yann Tiersen compuso para Amélie. Luego, otro bailarín reproducirá los pasos de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia y dos exploradores se divertirán al tropical ritmo de El libro de la selva. Lo mismo sucederá con Cinema Paradiso, Kill Bill, Requiem for a Dream, West Side Story y Peter Pan. Serán estas y otras tantas las películas que repasará la memoria emotiva del espectador con Bandas sonoras inolvidables, el espectáculo que presentará hoy el Ballet Juvenil Danzarte, dirigido por Isabel Luján.

Un total de 22 bailarines de entre 15 y 25 años de edad tendrán la responsabilidad de danzar al compás de la recopilación de los filmes más recordados de diversas épocas que hizo la directora. La idea de este homenaje al séptimo arte surgió el año pasado, con el espectáculo que presentó entonces el Semillero de la Escuela Integral de Danza Danzarte.

“El grupo ve clases los sábados y para el cierre no podíamos montar piezas clásicas, porque se necesitan más horas de preparación. Así que tuvimos que distanciarnos un poco de la rigurosidad del ballet clásico y comenzamos a trabajar cosas de fusión. No será Tchaikovski, pero las niñas bailan igual. Entonces ideamos aquel montaje y la gente quedó encantada. Por eso lo repetimos, pero con un repertorio diferente y ahora con los integrantes del ballet juvenil”, señala Luján.

La coreógrafa agrega que Bandas sonoras inolvidables está dividido en cuatro bloques, según los géneros de las cintas. El primero, de romance y drama, incluye los temas de historias como La vida es bella, El Padrino, Forrest Gump y Titanic. El segundo está compuesto por los musicales e infantiles, así que se escucharán composiciones de filmes como La novicia rebelde, El violinista sobre el tejado, Chicago, Anita, la huerfanita y de clásicos de Disney como Dumbo, Fantasía y Ratatouille.

El tercer bloque corresponderá a las cintas de terror y suspenso, entre las que se cuentan Psicosis, El exorcista y La profecía. El espectáculo finalizará con un segmento dedicado a la ciencia ficción: Matrix, El tigre y el dragón, Avatar y Piratas del Caribe. Como cierre se escuchará la banda sonora del musical de Hollywood de 1952 dirigido por Stanley Donen y Gene Kelly: Cantando bajo la lluvia.

Fueron seis meses de trabajo para montar esta pieza en la que también participarán niñas de la Escuela Integral que –indica Luján– muestran cualidades sobresalientes. Pero no sólo tuvieron que prepararse durante los ensayos, sino también en materia de cultura cinematográfica. “Chicago fue uno de los que más les gustó, porque es muy coqueto y se parece mucho a la idiosincrasia venezolana. Las niñas, que son tan femeninas, están encantadas”, cuenta la directora.

 

La enseñanza. Luján comenzó como bailarina a los 4 años de edad en Mérida, ciudad donde nació; pero al ser invitada por Yolanda Moreno a dar clases en su escuela, la intérprete decidió dejar atrás las zapatillas de punta y colocarse las de maestra. Luego de 11 años en esta labor, asegura que es la que más la hace feliz.

“Me di cuenta de que es más gratificante, porque el ballet es una carrera muy exigente y corta. Ya una bailarina que pisa los 40 años de edad tiene que preguntarse qué va a hacer con su vida. Si lo que quieres es ser intérprete, no sólo tienes que ser muy buena sino que tienes que casarte con esa idea y no todo el mundo está dispuesto a hacerlo, sobre todo con las condiciones que tenemos en el país. Prefiero la docencia porque es algo que queda ahí y ves crecer. Cuando tienes a una niña sobre el escenario dices: todo lo que sabe se lo enseñé yo. Eso es una cosa invaluable”.