• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Daniel Radcliffe vuelve a la magia pero como informático

Daniel Radcliffe | Foto: Tiempo.hn

Daniel Radcliffe | Foto: Tiempo.hn

En la cinta Nada es lo que parece 2, que se estrenó el viernes en el país, el actor comparte créditos con Jesse Eisenberg, Michael Caine y Morgan Freeman

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego del éxito de la primera película, que se estrenó en 2013 y ganó más de 350 millones de dólares con la historia de unos prestidigitadores que engañan al FBI con espectáculos dignos de Robin Hood, en Nada es lo que parece 2 Daniel Radcliffe se une a un elenco que cuenta con sir Michael Caine y Morgan Freeman.

El actor inglés –que cumplirá 27 años el mes próximo y es famoso por haberle dado rostro a Harry Potter– interpreta a Walter Mabry, un prodigio de la informática que chantajea a los Cuatro Jinetes (Jesse Eisenberg, Woody Harrelson, Dave Franco y la nueva integrante, Lizzy Caplan) para que expongan las prácticas poco éticas de un magnate de la tecnología y logren su mayor golpe: una última ilusión sin precedentes que limpiará sus nombres.

—¿Qué lo atrajo al mundo de Nada es lo que parece?
—Quiero hacer un poco de todo en mi carrera y esto me pareció una oportunidad. La ocasión de hacer algo que no había hecho es siempre muy emocionante. Fue en parte eso y en parte el reparto, saber que había tantos actores con los que me encantaría trabajar... No fue una decisión difícil.

—¿Le gustó la primera parte?
—Absolutamente. Me pareció una película muy emocionante y divertida sobre un gran golpe. Creo que en esta segunda entrega vamos más allá en términos de ilusiones, en quién tiene el poder y quién cree tenerlo. Pienso que la tensión en la película radica en que los espectadores no pueden saber quién tiene la mano ganadora, si Mark Ruffalo, Jesse Eisenberg, Morgan Freeman, Michael Caine o yo. Todos nuestros personajes luchan por ganar.
—Gran parte de la producción se llevó a cabo en Londres. ¿Cómo se sintió estar de vuelta en casa para rodar?
—Fue maravilloso. De hecho, fue una de las cosas confortables de mi primer día: no conocía a ninguno de los actores, pero conocía el acento del equipo técnico (risas)… Muchos trabajaron en Harry Potter. Entonces los conocía muy bien. Siempre es agradable rodar en Inglaterra. No pasa siempre, así que es encantador tener una excusa para volver.

—¿Algún momento que destaque de la producción?
—Hubo una noche en la que Mark Ruffalo, Michael Caine y yo estábamos sentados en una tienda de campaña. Esperábamos para la próxima toma cuando Mark se volteó hacia Michael y comenzó a preguntarle por sus filmes. Agradecí tanto que lo hiciera, porque claramente estábamos ansiosos por hacerle todas las preguntas que pudiéramos sobre su carrera. Mark rompió el hielo. Michael nos contó cómo conoció a su esposa, la vez que conoció a Laurence Olivier… Fue maravilloso, una noche verdaderamente asombrosa.