• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Daniel Medina dibuja una Caracas híbrida

Medina: “La idea es hacer un pequeño trabalenguas temporal. Este trabajo es un seguimiento formal de una obra que desarrollo desde 2009” | Foto: William Dumont

Medina: “La idea es hacer un pequeño trabalenguas temporal. Este trabajo es un seguimiento formal de una obra que desarrollo desde 2009” | Foto: William Dumont

En FuturoPasadoPresente coinciden en un mismo escenario monumentos y edificaciones de polos opuestos de la ciudad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Daniel Medina no es arquitecto y tampoco pretende serlo. Es un artista interesado en la ciudad como espejo social, como reflejo de lo que fuimos y lo que somos. Le gusta explorar Caracas a través de mapas, de bocetos en los que construye una urbe que cualquiera de sus habitantes puede reconocer aunque el creador cambie de lugar sus elementos distintivos.

El Helicoide y el hotel Humboldt, por ejemplo, son íconos de la capital que el ganador del VI Salón Pirelli dibuja en un mismo escenario y con los que crea la narración fantástica de un lugar que pareciera ser muy coherente aunque está totalmente desarticulado. También coinciden en un mismo proyecto el Obelisco de Altamira y los bloques del 23 de Enero, como la representación de los polos opuestos, de la polarización política del país. Las obras estarán expuestas al público desde mañana en la muestra FuturoPasadoPresente, en la galería Carmen Araujo Arte.

En el ejercicio híbrido también junta símbolos que representaron un avance, el futuro en un pasado reciente y que han desaparecido a lo largo de los años. Por ejemplo, en un mismo plano conviven en perfecta armonía el antiguo teleférico de Caracas y la desaparecida torre de los automercados Cada en Caurimare. Medina también dibuja en un mismo proyecto la cárcel de Tocuyito y la Estatua de la Libertad.

“La idea es hacer un pequeño trabalenguas temporal. Este trabajo es un seguimiento formal de una obra que desarrollo desde 2009, que corresponde al grabado láser sobre diversos materiales con imágenes que han sido decodificadas, trastocadas digitalmente y que he llevado al plano del dibujo. Me apoyo en fotografías de elementos de la ciudad, sean arquitectónicos o puntos de referencia de espacios bien específicos por sus connotaciones tanto geográficas como históricas”, expresa el artista de 35 años de edad.  

En otra obra, Medina utiliza la imagen de una réplica de la Estatua de la Libertad que llegó a  Venezuela en 1900. La intención del creador era partir de esa figura extranjera como representación de una libertad a pequeña escala: “Esa pieza originalmente llegó a Valencia, pero de allí la han trasladado a distintos sitios del país, como le ha pasado a muchos de los monumentos nacionales, que empiezan a rodar y pierden su raíz”.

El artista exageró las proporciones del pedestal de la estatua y le integró una red, que es una malla óptica, con la intención de desconfigurar el dibujo, la línea. “Cuando la observas da la impresión de que esa obra se está desintegrando. Al grabado le integraré un kokedama, que es un bonsái para pobres, y una palmera criolla. Voy a hacer un pequeño ecosistema con patrones que vienen heredados, foráneos, y lo introduciré dentro de un contexto nacional. Será interesante ver lo qué pasa con la obra de musgo vegetal durante las cinco semanas que dure montada la exposición”, dice el egresado de la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas y del Instituto de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón.


FuturoPasadoPresente

Carmen Araujo Arte, secadero Nº 2, Hacienda La Trinidad Parque Cultural, calle Rafael Rangel Sur, Sorocaima

Inauguración mañana, 11:00 am

Entrada libre