• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Daniel Henríquez: “La fotografía ha sido más que todo una compañera”

La foto premiada, que fue tomada en Bruselas, se titula <i>3 Gamins Jouent au Foot</i> | Cortesía Daniel Henríquez

La foto premiada, que fue tomada en Bruselas, se titula 3 Gamins Jouent au Foot | Cortesía Daniel Henríquez

Triunfó en la categoría de Venezuela y en mayo verá su imagen en una exhibición en Londres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Era domingo en Bruselas. Eran pocos los que caminaban por las calles. De repente, tres niños con un balón de fútbol. Solo eso. Y Daniel Henríquez, que andaba por allí con su cámara en el hombro, decidió capturarlos en una fotografía. “Así, como hice con otros paisajes que vi”, dice por teléfono desde el otro lado de la barricada en que se ha convertido la ciudad.

La imagen –que tituló 3 Gamins Jouent au Foot– le valió al caraqueño de 28 años de edad un reconocimiento internacional. Fue el ganador del Sony World Photography Award 2014 en la categoría de Venezuela. Además de una cámara, un lente y un flash, el resultado le dio la oportunidad de que su imagen sea exhibida en Londres, junto con las de los otros ganadores. “Espero poder conocer a los grandes fotógrafos. No es nada más ver mi foto, sino otras tantas increíbles”, señala con alegría.

Henríquez estudió en el Colegio Emil Friedman y después se graduó como ingeniero de producción en la Universidad Simón Bolívar. Pero el arte siempre lo ha acompañado, en especial la música: es hijo de George Henríquez, integrante de Aditus. “Yo también hice melodías, pero desde hace 7 años empecé con la fotografía. Como ingeniero estudioso y cabeza cuadrada comencé con la parte teórica. Me metí en el taller de Roberto Mata, donde tuve muy buenos profesores que me brindaron la inquietud de buscar”, relata.

No sabe si definirse como paisajista o documentalista, porque le gustan ambos objetivos de la imagen. Recuerda que solía tomar muchas fotografías en sus viajes por Venezuela, cuando todavía se podía acampar en playas y montañas. Afirma que su principal influencia son los fotógrafos clásicos. “Esos que en su momento hacían cosas diferentes. Me pasa lo mismo en la música: soy amante del jazz, el blues, del rock de los setenta. Me gustan mucho las cosas tradicionales”.

A pesar de que a veces hace fotografías por trabajo, retratar es principalmente una satisfacción personal. Está residenciado en Colombia, donde labora en una empresa que comercializa rines y cauchos. “Tuve que irme por la falta de oportunidades en Venezuela. Vengo al país cada vez que quiero visitar a mi familia, ver a mi gente. La fotografía fue en su momento curiosidad y ha sido más que todo una compañera”.