• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Otro año para reivindicar la dedicación que se expresa sobre el escenario

Macbeth, dirigda por Orlando Ochoa, inauguró una nueva sala en la Caja de Fósforos en la Concha Acústica de Bello Monte | Foto Williams Marrero | Archivo

Macbeth, dirigda por Orlando Ochoa, inauguró una nueva sala en la Caja de Fósforos en la Concha Acústica de Bello Monte | Foto Williams Marrero | Archivo

Actores, directores y productores celebran su oficio, a pesar de que aún hay deudas con el sector

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al teatro lo define su capacidad para resistir. Esquiva como puede las adversidades y con su más enérgico parlamento logra sorprender cada vez que alza su telón. Esta forma de expresión celebró ayer su día nacional, decretado oficialmente por Carlos Andrés Pérez durante su primer mandato como recuerdo de la solicitud que se realizó ante el Cabildo de Caracas el 28 de junio del año 1600 para representar la primera comedia. Pero no se trata solamente de fechas, sino de que se reconozcan, defiendan y fomenten las artes escénicas.

“Desde el punto de vista de mi relación íntima con el oficio del teatro, siempre hay un motivo para celebrar. Pero desde lo que considero debe ser la relación del Estado con la cultura, no. El teatro tiene muchos años recibiendo agresiones y desprecios; tal vez porque no se ha entendido que es un espacio para la libertad. Es terrible que haya estados que no tienen una sala de teatro y que en las escuelas del país el término 'cultura' sea una palabra extraviada. Pero yo no pierdo mi tiempo pensando en cómo hacer que un gobierno insensible vaya por este tipo de reivindicaciones”, expresa Héctor Manrique, director del Grupo Actoral 80.

La actriz Diana Volpe, que recientemente encarnó a Lady Macbeth en la pieza de Shakespare que dirigió Orlando Arocha, habla de olvidos y crisis económica: “¿Cómo puede una compañía montar una obra si no tiene apoyo público y tiene que ir a una sala comercial que se queda con 50% de la taquilla? Es prácticamente imposible. Por eso vemos montajes muy sencillos en autores y escenografía. Cada día es más difícil el financiamiento. Pero me alegra que, a pesar de todo, todavía se haga teatro”.

Luis Fernández tiene otra opinión. “El teatro siempre hay que celebrarlo”, dice. “Los logros más evidentes son producto de la labor específica de gente como Mimí Lazo, que ha apostado todo por traer al espectador de nuevo a las salas que hace una década estaban vacías”, agrega. El actor, productor y director afirma que en la actualidad el país cuenta con una de las carteleras teatrales más nutridas: “Creo que el teatro goza de excelente salud, es un terreno fértil para las nuevas propuestas, los grandes riesgos y el debate continuo”.

En esto coincide Dairo Piñeres, director de Séptimo Piso: “La movida teatral se está recuperando. Hay nuevos espacios, nombres y organizaciones. La iniciativa privada y pública apoya todo esto. Veo a una generación unida que está haciendo buenos espectáculos”.


Hacedores invisibles. Eva Ivanyi es vestuarista, productora y fue directora del Teatro Teresa Carreño en dos ocasiones. Reconoce motivos para la celebración porque las adversidades no han acabado con las artes escénicas: “Realizamos un esfuerzo más grande que nunca por mantenerlas en actividad permanente. No te podría decir que todas las producciones que se hacen hoy en día son realmente artísticas en el estricto sentido de la palabra, pero el género sí ha crecido y el público también”.

Jhonatan Rodríguez, escenógrafo de obras como Popeye, no vacila en decir que no es un gran año para celebrar. “La realización es lo más complicado porque está directamente ligada al presupuesto que se maneje, que se ve afectado por la crisis económica. Si algo hay que celebrar es el esfuerzo de cada grupo para llevar a cabo sus propuestas”.


Nuevas generaciones. El TET, Rajatabla y Hebu Teatro son algunos de los grupos por los que ha pasado Gabriel Agüero. Observa que el teatro actual ha perdido la noción de compañía de otros tiempos: “Aunque no se perfila el estilo que cada agrupación podía tener, esto ha generado más amistades y más redes, que están muy de moda”.

Daniela Román es la productora de Gallinero Producciones, una empresa que apuesta por el teatro infantil. Piensa que hay un progreso en el teatro nacional y que las obras para niños están más adaptadas a las exigencias de la sociedad actual. Sin embargo, señala que todavía hace falta más gente que quiera hacer producciones de calidad y actores que no le teman al público “más crítico y sincero”.


El lado oficial. “Tenemos que celebrar que el sector está movilizado y organizado a través de la Red Nacional de Teatro y Circo”, manifiesta Alfredo Caldera, director del Centro Nacional de Teatro. Y enumera así lo que considera logros en el área: “Realizamos la primera etapa del congreso nacional, ahora vamos por la plenaria, lo que nos permitirá ser más eficientes en las políticas culturales para cumplir el mandato de trabajar de cerca con el poder popular”.

Menciona también la Red de Teatro Liceístico Popular, que tiene como objetivo la creación de un grupo en las secundarias de cada municipio.

Asegura que se están atendiendo las reivindicaciones pendientes: “A partir de lo que salga de la plenaria del congreso se harán más eficientes las políticas que se están diseñando. Ahorita estamos en gobierno de calle”.

El CNT, junto con el Instituto de las Artes Escénicas y Musicales y Fundarte, llevará a cabo hoy una celebración por el Día Nacional del Teatro que tendrá lugar en el Teatro Nacional a las 6:00 pm. Se entregarán reconocimientos a figuras del sector y se representará El hombre más aburrido del mundo de Gustavo Ott, que estrenó el Teatro San Martín como parte de la conmemoración de sus 20 años. La velada será conducida por el dramaturgo Néstor Caballero y la actriz Aura Rivas.