• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El joven Cruz-Diez veía el mundo a través de la escala de grises 

Exposición de fotografia de Cruz Diez en blanco y negro | ERNESTO MORGADO

Exposición de fotografia de Cruz Diez en blanco y negro | ERNESTO MORGADO

El artista presenta fotografías captadas a partir de 1948, cuando aún no había descubierto el color y la abstracción. Las 50 imágenes permanecían ocultas en su taller

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carlos Cruz-Diez develó el conjunto de 50 gráficas en blanco y negro que tomó con su cámara Rolleiflex a partir de 1948 con las siguientes palabras: “A mí toda la vida me han acompañado 2 cosas: una guitarra y un laboratorio de fotografía". Las piezas integran una individual que muestra una faceta hasta ahora desconocida del artista y que fue inaugurada anoche en la Fundación BBVA Provincial.

La historia de Cruz-Diez en blanco y negro comenzó hace más de 60 años, cuando el maestro del cinetismo aún no había descubierto el color y lo seducían los cientos de grises que le proporcionaba el formato analógico. En un primer momento quería registrar el folklore nacional, los personajes, paisajes y arquitectura del interior del país que les eran extraños a quienes vivían en la capital. “El caraqueño no conocía sus tradiciones”, asegura a través de Skype desde Nueva York.

El creador también deseaba retratar a sus contemporáneos, los músicos Juan Vicente Torrealba y Alfredo Sadel; y los artistas Lourdes Armas, Alexander Calder, Alejandro Otero, Jesús Soto, Jean Tinguely y Victor Vasarely. Además, utilizaba la gráfica como un medio de registro que luego integraba a su obra plástica, que hasta mediados de los años cincuenta era fundamentalmente pictórica y figurativa.

Al igual que sus primeros lienzos, los negativos de las imágenes que iba captando a su paso, primero por Venezuela y más tarde por Europa y Estados Unidos, permanecían ocultos en su taller. “Nunca quise mostrar estas fotografías. Tuve esa precaución. Si las hubiera expuesto antes, la gente hubiera hablado de esto y no de los descubrimientos que estaba haciendo en relación con el color”, señala.  


Un país en blanco y negro. Edgar Cherubini y Mariela Provenzali fueron los encargados de hacer la curaduría. El primero seleccionó y restauró cientos de negativos almacenados en el taller de Cruz-Diez en París, así como en el centro de documentación que está ubicado en Panamá. La segunda articuló un discurso en torno a los valores de la Venezuela de mediados del siglo XX y sus personajes tanto célebres como cotidianos. Por ello en la muestra figuran registros del Hato Banco Largo en Camaguán, así como de una piñata en El Hatillo, el Velorio de la Cruz de Mayo en Barlovento y los Diablos de Yare.

Otras fotografías muestran el interés por los problemas sociales que reflejaba el trabajo de Cruz-Diez en la década de los cuarenta, cuando era estudiante de arte, cuenta Cherubini. El creador recorrió barrios como El Observatorio y La Pastora junto con Aquiles Nazoa para registrar la parte oculta de la ciudad autoconstruida que comenzaba a emerger en Caracas en esa época. Esos paisajes urbanos son contrastados con vistas de Nueva York  y Venecia.

Las imágenes fueron escogidas de acuerdo con un criterio histórico y testimonial, pero también estético. Como fotógrafo, Cruz-Diez se destaca por el manejo óptimo de la composición, el uso de marcos negros y el conocimiento de la técnica. Con ese cuerpo de trabajo se editará una publicación en los próximos días.



Cruz-Diez en blanco y negro

Fundación BBVA Provincial, piso 3 del edificio Provincial, avenida Principal de La Castellana

Horario: lunes a viernes, de 10:00 am a 3:30 pm; y domingos, de 11:00 am a 3:00 pm

Entrada libre