• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Críticas al Sistema vuelan por Europa

La Sinfónica Juvenil de Caracas visitará Viena mañana | Foto Cortesía Fundamusical / Archivo

La Sinfónica Juvenil de Caracas visitará Viena mañana | Foto Cortesía Fundamusical / Archivo

El periódico The Guardian publicó un artículo en el que se cuestiona el proyecto musical y social venezolano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El teatro Liszt de Budapest, en Hungría, retumbó en aplausos el martes en la noche. La ovación fue apoteósica. El debut perfecto para la Sinfónica Juvenil de Caracas, quien se presentaba por primera vez en esa ciudad bajo la batuta de Dietrich Paredes.

Zurich, París y Hamburgo ya se rindieron a los pies de los jóvenes venezolanos del Sistema de Orquestas. Mañana visitarán Viena y la semana entrante Gotemburgo.

A pocos kilómetros de la capital húngara, en el Reino Unido, no hubo aplausos. El periódico The Guardian publicó un delicado artículo firmado por el doctor Geoff Baker, profesor del Departamento de Música de la Universidad de Londres titulado “El Sistema: ¿un modelo de tiranía?”. El académico se adentra en el proyecto de José Antonio Abreu a partir de una investigación que realizó durante un año de trabajo de campo en Venezuela. Durante la visita, entrevistó a figuras de la cultura y a distintos músicos venezolanos vinculados al modelo de Abreu. “Para mi sorpresa, me hablaron en privado de una imagen distinta de El Sistema, una historia que se parecía muy poco a la contada por la institución y los medios internacionales”, asegura Baker.

Las conclusiones de esta visita al país están recogidas en un libro que el próximo 28 de noviembre será editado por la Universidad de Oxford.

“Visto en el extranjero como un faro de justicia social, en casa el programa se presenta como un culto y una corporación. Hay demasiadas denuncias de irregularidades en torno a asuntos financieros”, indica el académico, quien señala que “la mayoría de los músicos que permanecen dentro del programa vienen de niveles medios de la sociedad”.

Para Baker, “contrariamente a la creencia popular, El Sistema no comenzó como un programa social. Eso se lo atribuyeron después. A los oídos de los financiadores es más difícil detectar los acordes de autoritarismo. De hecho, el milagro de transformación social aún no se ha verificado con una evaluación rigurosa, a pesar de los 40 años de fondos estatales y más de 500 millones de dólares en préstamos de bancos en desarrollo. Las declaraciones de su éxito se basan en las creencias del poder edificante del arte y una operación bastante moderna de relaciones públicas”.